Día de la Academia Nacional de Medicina

El 24 de noviembre de 2022 se congregaron Académicos, Antropólogos, Docentes y amigos en el auditorio César Augusto Pantoja de la Academia para distinguir al Dr. Hugo Sotomayor Tribín como Académico Ejemplar 2022. Un reconocimiento a toda su trayectoria personal y profesional que ha marcado generaciones con sus enseñanzas. Aquí un resumen del emotivo homenaje.

 

Inició el presidente de la Academia Dr. Germán Gamarra Hernández recordando que hay 3 fechas importantes que marcan la historia de la Academia.

El nacimiento que se produjo el 3 de enero de 1873, fecha de la primera reunión en la que se constituye la Sociedad de Medicina y Ciencias Naturales de Bogotá en casa del doctor Abraham Aparicio. Allí se reunieron los médicos Manuel Plata Azuero, Liborio Zerda, Nicolás Osorio y Ricaurte, Leoncio Barreto y Evaristo García. El doctor Pío Rengifo, quien no pudo asistir, también hace parte de estos siete fundadores de la Sociedad. Se eligió como presidente al doctor Manuel Plata Azuero, considerado por todos como el primer presidente de la Academia Nacional de Medicina de Colombia. Su escultura se encuentra al ingreso de la sede.

La segunda fecha relevante, que podría denominarse el reconocimiento, ocurrió el 22 de noviembre de 1890, cuando el Presidente de la República Doctor Carlos Holguín Mallarino sancionó la ley 071 de 1890, que en su artículo 1ero. Reconoce la Sociedad de Medicina y Ciencias Naturales establecida en Bogotá el 2 de Enero de 1872, como Academia de Medicina Nacional.  Esta es la fecha establecida como el día de la Academia.

La tercera fecha que el presidente denomina el bautizo, corresponde al 25 de abril de 1891, fecha en la que tiene lugar una ceremonia especial. De manera formal se posesiona la primera junta directiva de la Academia presidida por el doctor José María Buendía Durán, que también había presidido la Sociedad de Medicina y Ciencias Naturales.

La Academia tiene una trayectoria de casi 150 años. Para el año 2012, el presidente de la Academia de ese momento, Dr. Fernando Sánchez Torres, propone a la Junta Directiva crear la distinción Académico Ejemplar, de acuerdo al reglamento de la Academia, reconoce a los académicos que se haya distinguido por su responsabilidad y eficiencia en las diferentes actividades de la Academia y que por su actitud y comportamiento sea digno de ser imitado. La junta directiva selecciona al merecedor de la distinción y su exaltación se realiza durante la conmemoración del día de la academia con la imposición de la medalla y la entrega del diploma que lo acreditan como tal.

Han sido merecedores de dicho reconocimiento los académicos:  Hernando Groot Liévano en 2012, José Félix Patiño Restrepo 2013, Álvaro Rodríguez González 2014, Gilberto Rueda Pérez 2015, Fernando Sánchez Torres 2016, Gustavo Malagón Londoño 2017, Adolfo de Francisco Zea 2018, Beatriz Suárez de Sarmiento 2019 (la primera mujer en recibir esta distinción y además enfermera de profesión), durante los años 2020 y 2021 no se entregó la distinción por motivo de la pandemia.

Para el 2022, la distinción se entrega al Dr. Hugo Sotomayor Tribín. Monteriano, médico egresado de la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional de Colombia en 1975.  Especialista en pediatría del Colegio Mayor de Nuestra Señora del Rosario-Hospital Militar Central, magister en seguridad y defensa Nacional de la Escuela Superior de Guerra, diplomado en geopolítica contemporánea y globalización de la Universidad Militar Nueva Granada. Con el profesor español Felipe Cid realizó un curso de museología médica en la Universidad Nacional de Colombia. Ingresó a la academia Nacional de Medicina como Miembro Correspondiente el 4 de junio de 1992 con el trabajo titulado “Arqueomedicina de Colombia prehispánica” y fue promovido a Miembro de Número el 20 de junio de 1996 con el trabajo “Guerras, enfermedades y médicos en Colombia”. Ocupó el cargo de secretario general de la Academia, entre el año 2010 y el 2012, es Miembro de la comisión del Museo desde su creación en 1999 y reemplazó como curador del museo y coordinador de la comisión al académico Ricardo Rueda González desde el año 2011. Es miembro activo de la Sociedad Colombiana de Pediatría, Miembro Correspondiente de la Academia Colombiana de Historia, miembro de la Academia Colombiana de Historia Militar y fundador de la Asociación Colombiana de Paleopatología. Miembro de la Sociedad Colombiana de Historia de la Medicina desde hace 33 años y presidente de la misma desde hace seis años.

Ganador de varios premios y distinciones en el campo de la antropología, la docencia, la ciencia y los medios. Autor y coautor de más de 16 libros, más de 120 artículos, organizador de más de 40 exposiciones de temas médicos y artísticos en diferentes museos, organizador de 6 encuentros de medicina y arqueología en Colombia y gestor fundador del Museo de la Lepra del sanatorio de Agua de Dios en el año 2009.

 

Palabras del Académico Dr. Hugo Sotomayor Tribín pronunciadas por su hijo Francisco Sotomayor García

Las palabras del Dr. Sotomayor leídas por su hijo, y que pueden verse aquí desde el minuto 20:30,  fueron una retrospectiva de su historia en la Academia y como sus pasiones por la antropología, la arqueología, el arte, la historia y la medicina confluyeron en este lugar de historia, ciencia y tradición.

Su primer encuentro con la Academia se dio por azar o por destino, un cartel de la Sociedad Colombiana de Historia de la Medicina, colgado en la sede del Museo Arqueológico de la casa del Marqués de San Jorge, a finales de los 80´s, invitaba a una conferencia sobre Arte precolombino y enfermedades en la sede de la Academia.   El Dr. Sotomayor ya tenía algunas piezas en su poder, producto del pago que le hizo un guaquero por dar atención médica a su familia. Las 5 piezas arqueológicas escogidas por él, fueron justamente aquellas que llamaron su atención por tener representaciones de alteraciones genéticas. La contextualización de esas piezas con datos etnohistóricos le permitió ingresar en marzo en 1989 a la Sociedad Colombiana de Historia de la Medicina y desde allí inició su búsqueda de piezas de arte prehispánico con claras representaciones de patologías.

Las piezas fueron presentadas en diversos escenarios, el boletín del Museo del Oro, revistas médicas nacionales, un encuentro latinoamericano de genética, un congreso mundial de momias, un congreso colombiano de Antropología, en el primer congreso de arqueología que se celebraba en Colombia, en dos reuniones de paleopatología latinoamericana, todo esto lo llevó a escribir el libro “Arquomedicina de Colombia prehispánica”, justamente el que le dio el ingreso a la Academia Nacional de Medicina en 1992.

30 años como miembro de la academia le han permitido colaborar en diferentes proyectos al lado de otros ilustres académicos, como el proyecto editorial “Violencia y creatividad” en 1995, dirigido por el Académico Guillermo Sánchez Medina, o su trabajo de investigación sobre guerras enfermedades y médicos en Colombia, que le permitió promoverse a Miembro de Número en 1996.

En 1999 bajo la presidencia del académico José Félix Patiño y vicepresidencia del Dr. Juan Mendoza Vega se creó la Comisión de museo, cuyo primer curador y coordinador fue el Académico de Número Doctor Ricardo Rueda González. El Dr. Sotomayor formó parte desde entonces de dicha comisión y se le encomendó la tarea de organizar las exposiciones temporales. Su primera exposición temporal trató sobre la viruela, la segunda sobre la lepra, estas primeras exposiciones ayudaron a que el 13 de diciembre de 2001 se inaugurara oficialmente el Museo de Historia de la Medicina en La Academia.

La exposición sobre la lepra, le permitió conocer más a profundidad Agua de Dios y entablar amistad con el Académico Michel Faizal, en ese entonces miembro de la Junta Directiva del sanatorio de Agua de Dios. Para el año 2009 a través de la organización Corso Hansen, el apoyo del sanatorio y la senadora Nancy Patricia Gutiérrez, se funda el Museo de la Lepra en este municipio, aprovechando la experiencia adquirida en el Museo de la Academia.

El apoyo del Académico Zoilo Cuellar Montoya, quien para 2002 era el secretario de la Asociación Latinoamericana de Academias Nacionales de Medicina-ALANAM-, le permitió participar en el encuentro de la Asociación y presentar allí la iniciativa para escribir un libro conjunto sobre la paleopatología en nuestra región.

El libro “Aproximaciones a la paleopatología en América Latina” vio la luz en el año 2007, gracias al apoyo pecuniario del convenio Andrés Bello. El libro contó con la participación de Académicos de Argentina, Bolivia, Colombia, Ecuador, México, Paraguay y Perú.

También como miembro de la Comisión de Salud Mental de la Academia, el Dr. Sotomayor ha tenido notable participación. En 2005 participó en el primer foro de Salud Mental organizado en el marco del convenio entre la Academia y la oficina del alto comisionado para la paz, también participó en la publicación del libro “Una puerta para la paz” coordinado por el Académico Guillermo Sánchez Medina y el psiquiatra Carlos Gómez. En el año 2006, el segundo foro se realizó en Montería, aprovechando las conversaciones de paz con las autodefensas concentradas en Santa Fe de Ralito cerca de Montería.  El foro produjo el libro “Un camino hacia la paz”. Otro libro producto de su trabajo en la Comisión fue el de “Consumo de sustancias psicoactivas ilícitas en Colombia y su impacto en la salud pública”, en 2009.

Otro aspecto notable del Dr. Sotomayor es su cercanía con las comunidades indígenas que ha producido encuentros entre las comunidades y la Academia.  Por primera vez, los indígenas asistían como ponentes.

Entre 2016 y 2019, la Asociación Colombiana de Salud Pública presidida por el doctor Hernando Nieto y la Sociedad Colombiana de Historia de la Medicina, que presidía el Dr. Sotomayor, organizaron varios eventos entre los que se destacan el foro “Cuerpo y sexualidad de la mujer indígena” y el de “Partería rural y urbana”, en ambos participaron mujeres indígenas y no indígenas.

En el año 2011, tras la muerte del Académico Ricardo Rueda González, el Dr. Sotomayor tomó su lugar como curador y coordinador del Museo, cargo que ocupa actualmente.

Después de 30 años de trabajo como académico y 23 años de estar en la Comisión del Museo, el Dr. Sotomayor hace entrega de su colección particular de arte y Paleopatología a la Academia Nacional de Medicina. El resultado de una labor de arqueología de rescate a la institución científica médica más antigua del país y más comprometida con la preservación del patrimonio médico nacional.

El deseo del Dr. Sotomayor es que esta colección sea de interés para la comunidad nacional e internacional y que todas las personas que visiten el Museo de la Academia la aprecien tanto como él.

 

::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

El Dr. Sotomayor recibió la medalla que lo distingue como Académico Ejemplar y un pergamino como reconocimiento a su consagración al servicio de la salud de sus compatriotas y de la educación profesional de sus colegas. Constituyéndose en paradigma para las generaciones médicas presentes y futuras.

Los asistentes tuvieron la oportunidad de compartir sus impresiones sobre el Dr. Sotomayor y el común denominador fue el afecto, el respeto, la admiración, por el ser humano, el amigo, el profesor y el profesional que ha dejado huella en quienes han tenido la oportunidad de conocerle o trabajar con él.

El homenaje completo puede verse en: https://www.youtube.com/watch?v=dkQaPSNHX2Q

 

Resumen de la sesión, Victoria Rodríguez G., responsable de plataformas digitales en la ANM.

 

Vistas Totales 2,375 

0 0 votes
Article Rating

Pin It on Pinterest