La Academia de Medicina de Medellín acaba de declarar Hombre del Año 2020 y Miembro Honorario Especial al neurólogo investigador Francisco Javier Lopera, Este académico es un experto en Enfermedad de Alzheimer, en particular de la variedad genética que se ve en gente joven, y es conocido a nivel mundial.

Rocio GOMEZ: 2020-10-21 Grabación de la Sesión Solemne de la Academia de Medicina de Medellin   
https://youtu.be/xLjFcGYBukk   https://youtu.be/xLjFcGYBukk    Con 350 asistentes por youtube y 114 por zoom

Heidy Tamayo Ortiz, corresponsal del diario bogotano EL TIEMPO le hizo una entrevista al profesor el 26 de diciembre 2018. Reproducimos aquí apartes del artículo.

Cuando era joven se preguntaba por qué los médicos no habían podido curar la enfermedad de Alzheimer que padecía su abuela. Estaba furioso. La idea se mantuvo en su cabeza hasta que empezó a estudiar Medicina en la Universidad de Antioquia. Con el paso del tiempo, lograrlo se convirtió en su meta y su pasión; un compromiso personal, familiar y profesional.

Hoy, el doctor Francisco Javier Lopera es una eminencia en la búsqueda de tratamientos para frenar la enfermedad y prevenir su aparición. Sus días los alterna entre las investigaciones que lidera con el Grupo de Neurociencias de Antioquia (GNA), de la Facultad de Medicina de la Universidad de Antioquia, las clases en la misma facultad y en estudios con familias paisas que tienen una condición genética particular que las hace propensas a padecer el alzhéimer, pero que también las convierte en la gran oportunidad para avanzar en la prevención de esta enfermedad que afecta al 2 % de la población mayor de 65 años.

¿Cuál es el panorama actual de la enfermedad en el mundo?

Es un problema de salud pública en todo el mundo. Hay 50 millones de personas con demencia, la mayoría de ellas con alzhéimer; es una enfermedad que está aumentando y en el año 2050 habrá 120 millones de personas en el mundo con demencia. Además es una enfermedad que no tiene cura hoy y la mayoría de los tratamientos que se están haciendo están fracasando, creemos porque es demasiado tarde: cuando una persona tiene demencia ya el cerebro está destruido y ahí no hay nada que valga, solo tratamientos paliativos para mejorar la calidad de vida.

¿Y en el caso específico de Colombia?

Aquí hay una población única y exclusiva, en Antioquia. Es una población con una variedad genética, que corresponde al 1 % de todas las personas que tienen la enfermedad. En esa variedad genética puedo saber por anticipado a quién le va a dar la enfermedad en el futuro, cosa que no puedo saber en la comunidad en general. Es como una ventana a través de la cual uno puede estudiar el alzhéimer. Y, sobre todo, es una oportunidad excepcional para la prevención. En esa variedad genética puedo saber por anticipado a quién le va a dar la enfermedad (…) Es como una ventana a través de la cual uno puede estudiar el alzhéimer

¿Cómo avanzan los estudios de prevención?

La enfermedad tiene tres etapas. El primer estado se llama alzhéimer preclínico. La persona no tiene ningún síntoma, no tiene problemas de memoria, no se queja de nada, está sana, pero en su cerebro tiene ya las basuras proteicas que lo destruyen. Eso puede durar 25 a 30 años.

El segundo es un estado que se llama deterioro cognitivo leve, que significa que la persona no tiene demencia, pero tiene problemas de memoria, aun así puede trabajar, salir a la calle, no necesita cuidador ni supervisión, dura de 2 a 5 años. La última es la demencia, es cuando la persona ha perdido la memoria, la autonomía, la independencia y todas las capacidades en un grado tal que requiere cuidador y supervisión y puede durar entre 10 y 12 años.

De acuerdo con esta clasificación podemos pensar en tres tipos de prevención. Prevención terciaria, que es seleccionar gente que tiene problemas de memoria y tratarla para que no le dé la demencia. Prevención secundaria, que es tratar gente sana pero que ya tiene las basuras proteicas en el cerebro. Se usa un medicamento que limpia el cerebro para evitar que le dé el deterioro cognitivo leve. Estamos haciendo un estudio de prevención secundaria en 252 personas que forman parte de unas familias que tienen alto riesgo porque pueden haber heredado el gen que produce la enfermedad. Están recibiendo un medicamento desde el 2013 y finalizará en el 2022. Ahí podremos responder la pregunta de si ese medicamento funcionó o no.

¿Qué características tienen esas familias?

Descubrimos una cosa en ellas: el amiloide es la primera basura que se deposita a los 28 años y el Tau, que es la otra basura, se deposita a los 38 años. Entre las dos destruyen el cerebro, pero la que más daño hace es el Tau. Si tratáramos antes de que esta aparezca, limpiando amiloideo o impidiendo que se produzca, tenemos mucha esperanza de lograr prevenir la enfermedad, pero si ya hay Tau, habría que usar los dos medicamentos, un antiamiloideo y un antitau, los cuales no existen aún en el mercado.

¿En qué consiste la mutación de estas familias paisas?

Los genes tienen un código de 4 letras: A (adenina), T (timina), G (guanina) y C (citosina). Toda la información genética es una chorrera de letras y su orden determina que seamos altos, bajos, negros, de ojos azules… todas las características de las personas, sus habilidades, talentos, inteligencia, memoria y, fuera de eso, las enfermedades. Un cambio en una letra puede producir una enfermedad. Por ejemplo, la palabra ‘mesa’ tiene cuatro letras, si le cambia la E por la I queda misa; eso es una mutación en el código genético, y ese cambio es un error que produce la enfermedad de Alzheimer. La mutación en Antioquia se llama mutación E280A y eso se hereda y es lo que condena a la persona a padecer la enfermedad.

 

Vistas Totales 308 

+ posts

Internista-Endocrinólogo. Miembro de Número de la Academia Nacional de Medicina, Fellow del American College of Physicians y Miembro Honorario de la Asociación Colombiana de Endocrinología, Diabetes y Metabolismo. Editor Emérito de la Revista MEDICINA. Editor de Noticias, portal de la Academia www.anmdecolombia.org.co