Visitas: 6

Más de 3.000 millones de personas en todo el mundo viven con algún tipo de afección neurológica según un estudio publicado por The Lancet Neurology en 2021.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) contribuyó con un análisis de  datos para el Estudio sobre la Carga Mundial de Morbilidad, Lesiones y Factores de Riesgo (CMM) de 2021. Las enfermedades neurológicas son una de las principales causas de salud deficiente  y discapacidad en todo el mundo.

Desde 1990, el número total de discapacidades, enfermedades y muertes prematuras por enfermedades neurológicas (conocidas como años de vida ajustados por discapacidad, AVAD) ha aumentado un 18%.

Más del 80% de las muertes y morbilidad neurológicas ocurren en países de ingresos bajos y medianos, donde el acceso al tratamiento varía ampliamente.  Los países de ingresos altos tienen hasta 70 veces más neuro-especialistas por cada 100.000 habitantes que los países de ingresos bajos y medios.

En 2021, las 10 principales enfermedades neurológicas que provocaron un deterioro en la salud fueron los accidentes cerebrovasculares, la encefalopatía neonatal (lesión cerebral), la migraña, la demencia, la neuropatía diabética (lesión nerviosa), la meningitis, la epilepsia, las complicaciones neurológicas derivadas del parto prematuro, el trastorno del espectro autista y los cánceres del sistema nervioso.

Aunque las enfermedades neurológicas causan más discapacidad y problemas de salud en los hombres que en las mujeres,  hay algunas enfermedades que afectan especialmente a las mujeres, como las migrañas y la demencia.

Desde 1990, ha aumentado el número absoluto de personas que viven con afecciones neurológicas o que mueren debido a ellas, mientras que las tasas de AVAD normalizadas por edades han disminuido. Este dato significa que el aumento de las cifras absolutas se debe, principalmente, al cambio demográfico y al incremento del tiempo de vida de las personas.

La neuropatía diabética ha sido la enfermedad neurológica de más rápido crecimiento. Desde 1990, el número de personas que la padecen en todo el mundo se ha  triplicado, llegando a 206 millones.  Este aumento coincide con el aumento global de la diabetes, paralelamente se han presentado otras condiciones que antes no se manifestaban, como complicaciones neurológicas  producto del COVID-19 (deterioro cognitivo y el síndrome de Guillain-Barré), de las que ya se han notificado más de 23 millones de casos.

Al mismo tiempo, la pérdida de salud y la carga neurológicas derivadas de otras afecciones disminuyeron un 25% o más desde 1990, lo que se debió a la mejora de la prevención (en parte, gracias a las vacunas), la atención y la investigación: tétanos, rabia, meningitis, defectos del tubo neural, accidentes cerebrovasculares, neurocisticercosis (infección parasitaria que afecta al sistema nervioso central), encefalitis (inflamación del cerebro) y encefalopatía neonatal (lesión cerebral).

El estudio también analizó 20 factores de riesgo modificables de afecciones neurológicas potencialmente prevenibles, incluidos accidentes cerebrovasculares, demencia y discapacidad intelectual idiopática. Hasta el 84% de los AVAD debidos a accidentes cerebrovasculares podrían prevenirse eliminando factores de riesgo clave, en particular la presión arterial sistólica elevada y la contaminación del aire atmosférico y doméstico.

Evitar la exposición al plomo podría reducir la carga de discapacidad intelectual idiopática en un 63,1%, y reducir los niveles elevados de glucosa plasmática en ayunas podría reducir la carga de la demencia en un 14,6%.

Finalmente, es importante recordar que fumar contribuye significativamente al riesgo de accidente cerebrovascular, demencia y esclerosis múltiple.

Fuente OMS

Loading

0 0 votes
Article Rating
Share This