Visitas: 18

Ceremonia de posesión como Miembro Honorario del Dr. Roberto Esguerra Gutiérrez.

La historia de la Fundación Santafé de Bogotá, inicia el 2 de noviembre de 1972. Ese día, sus seis fundadores suscribieron el acta de Constitución motivados por la idea de crear una institución privada, autónoma, sin ánimo de lucro, que contribuyera a superar la postración en que se encontraba el sector hospitalario colombiano en ese momento.  Inicialmente solo contaban con un lote donado, posteriormente contaron con el apoyo del Grupo Grancolombiano que facilitó las oficinas y financió el primer estudio de factibilidad.  El 23 de enero de 1976, Don Carlos Haime Baruch, empresario y filántropo,  oficializó  la donación de la construcción y dotación de la Clínica de Urgencias por parte de la Fundación Moris Gutt, actualmente Fundación Moris y Tila Gutt. Fue voluntad de los donantes que se atendiera a cualquier persona que acudiera a solicitar sus servicios. 

La obra inició formalmente en 1978 y fue financiada por las principales Corporaciones de Ahorro y Vivienda. En 1979, la junta administradora designó  a Alfonso Esguerra Fajardo como responsable de la dirección,  construcción,  dotación e implementación administrativa.  Para la dotación de equipos médicos hubo la necesidad de recurrir a múltiples préstamos en Colombia y el exterior donde fueron comprados, pero el equipo permaneció por meses en una bodega en el puerto de Nueva York porque  la construcción del hospital presentaba un retraso importante generado por la crisis de liquidez de las Corporaciones de Ahorro y Vivienda. Los equipos llegaron a Bogotá en septiembre de 1981, la Clínica de Urgencias Moris y Tila Gutt  se inauguró el 19 de enero de 1983 y el hospital abrió sus puertas el 31 de enero de ese mismo año.

El inicio fue complejo, los pacientes no llegaban y el hospital equipado permanecía prácticamente desocupado. Al cabo de un tiempo se tuvieron que cerrar dos de los pisos de hospitalización, las deudas se acumulaban y la situación empeoraba. Los acreedores financieros y la Fundación Santa Fe de Bogotá comenzaron a explorar la posibilidad de un acuerdo para refinanciar la  creciente deuda que empeoraba con la  devaluación acelerada que sufrió el país y que para ese momento llegó a ser cercana al 50%. Al tener deudas en dólares la situación era crítica, llegó entonces la resolución 33 de 1984 mediante la cual, las deudas en dólares se convertían en pesos y el riesgo cambiario se sustituyó por un interés  y la  resolución 25 que extendía los beneficios de la resolución 33 a las entidades sin ánimo de lucro del sector de la salud. Para ese momento, la Fundación tenía deudas con proveedores que amenazaban la suspensión de medicamentos e insumos, y un personal médico desmotivado, el cierre era inminente y esto ocasionó la renuncia del Dr. Alfonso Esguerra en 1985. 

Fue nombrado entonces el Dr. Roberto Esguerra que relata “fui nombrado Director General de la Fundación Santa Fe de Bogotá porque nadie más aceptó y porque de no haberlo hecho yo con seguridad los acreedores habrían designado a un director para apoderarse de ella. Yo era consciente del problema, pero sinceramente no imaginaba su magnitud. Aunque sabía que si no teníamos éxito, los cientos de personas que habían creído en este proyecto se quedarían sin trabajo”.

No había dinero para cubrir el pago de nómina y un hecho providencial se presentó. El empresario Julio Mario Santodomingo llegó a la Clínica como paciente debido a un problema coronario que requería una angioplastia, el procedimiento fue exitoso. Fue él quien extendió un cheque para cubrir la nómina de ese mes. El Dr. Roberto Esguerra sin la posibilidad de acceder a más créditos se puso al frente de la situación y acordó con cada uno de los proveedores un plan de pago que se cumplió rigurosamente y con los acreedores, entre ellos los bancos,  firmó un convenio a 20 años que estipulaba; acreencias en pesos, intereses del 24% anual, 8 años muertos para el pago de intereses a bancos y corporaciones de ahorro, un plazo de 10 años para iniciar el pago de capital y algunas reformas a los estatutos de la Fundación. ´

Se inició así un período de austeridad rígida en todas las áreas, se ajustó la planta de personal, se estableció un estudio de costos de todas las actividades para identificar los márgenes para establecer tarifas con sustento técnico, se trabajó la planeación estratégica y cada peso de márgen de ganancia se destinó al pago de deudas. Todo esto permitió el equilibrio operacional para 1991, nuevas fórmulas y donaciones permitieron continuar con el pago de acreencias. Fue un período difícil pues no todos los acreedores firmaron el acuerdo, solicitaban nuevas condiciones y algunos exigieron utilizar el dinero de programas sociales para pagar deudas, a lo que la Fundación se negó. 

Además de controlar los costos, se requería garantizar un aumento sostenido de los ingresos que no dependiera de contratos de terceros, así nació FESALUD, una empresa de medicina prepagada que pertenecía a la Aseguradora Grancolombiana, la Fundación Santafé y la Cooperativa de médicos de la Fundación, también se emitieron bonos que funcionaban como un seguro para el  tratamiento del cáncer de por vida que tuvieron mucho éxito. 

El Dr. Esguerra estuvo al frente hasta julio de 1994, cuando consideró que su misión estaba cumplida tras 9 años de servicio al frente de la Fundación para regresar a su práctica médica de tiempo completo.  En 2001 debió regresar a la Dirección ante una nueva crisis que fue más fácil de solventar. Para 2007 el endeudamiento era prácticamente inexistente lo que le permitió a la Fundación solicitar nuevos cŕeditos para renovación tecnológica que fueron pagados rápidamente.  

La siguiente prioridad fue la digitalización del hospital  iniciada en 2003 que representó un reto y que ya cumple 20 años. La Fundación también estuvo al frente de la creación de la Facultad de Medicina de la Universidad de los Andes en 2004 y la adquisición del primer equipo PET en Colombia y segundo en Latinoamérica.  El crecimiento de la Fundación ha sido constante y ha permitido la apertura de nuevos servicios y centros de Investigación. El Dr. Esguerra cumplió su segundo período en la dirección hasta 2010.

La conferencia completa y ceremonia de posesión  como Miembro Honorario de la Academia Nacional de Medicina en: ASÍ SE SALVÓ LA FUNDACIÓN SANTA FE DE BOGOTÁ


Doctor-Roberto-Esguerra-Gutiérrez-perfil

El Dr. Roberto Esguerra Gutiérrez es médico-cirujano de la Pontificia Universidad Javeriana, especialista en Medicina Nuclear de la Universidad de Sao Paulo y en Medicina Interna de la Universidad del Rosario.

Es miembro de varias Asociaciones y Sociedades Científicas. Miembro Honorario de la Academia Nacional de Medicina. 

Nota de la Sesión. Victoria Rodríguez G., Comunicaciones Academia Nacional de Medicina

Loading

0 0 votes
Article Rating
Share This