Por:  Carlos Corredor Pereira*

La pandemia no terminará pronto. Tendremos que vivir con ella.

En medio de la asfixiante infodemia que se difunde por las redes sociales y aún en columnas de opinión de los periódicos, a veces se hacen preguntas sesudas que, como todas las buenas preguntas, no tienen respuesta fácil. ¿Cuándo terminará esta pandemia? Esa pregunta se la hicieron los oyentes a la BBC de Londres que respondió con un excelente infograma.

Recuerdan que ésta no es la primera pandemia que ha afectado la humanidad y luego, con círculos cuyo tamaño corresponde al número de muertos, muestran gráficamente los millones de personas que perecieron en el pico de la pandemia y luego, en un círculo muy pequeño, los muertos del año pasado por esa misma enfermedad.

Llama la atención que la única pandemia que se ha erradicado hasta el momento es la viruela. Todas las demás siguen con nosotros, pero hemos aprendido a vivir con ellas y a adoptar diferentes estrategias de protección personal y grupal.

La peste bubónica posiblemente es la que más muertes ha causado: entre 1346 y 1353 mató a más de 500 millones de personas. Pero entre 2010 y 2015 solo hubo 584 muertes de peste. Si bien hoy las muertes por COVID-19 llegaron a los tres millones, hay que tener en cuenta que la influenza mató a más de 20 millones de personas en todo el mundo en 1918, pero actualmente la cifra se ha reducido a unas 600.000 personas por año. El caso del SIDA es igualmente interesante: a partir de 1981, año en el que se estableció el inicio de la pandemia, han muerto más de 32 millones de personas; pero en 2019 fueron 690.000.

Para los interesados en la descripción clínica de la enfermedad pandémica escrita por médicos de la época, la revista Medicina de la Academia Nacional de Medicina publicó en su edición de abril-junio de 2020 una serie de artículos escritos por varios académicos que bien vale la pena leer.

Pero si queremos parar la pandemia, una estrategia para lograrlo es la teoría del queso suizo propuesta por Ian Mackay de la Universidad de Queensland en Australia.  Este tipo de queso tiene huecos y si alineamos varias tajadas, los huecos se corresponden y dejan pasar cualquier cosa.  Pero si nosotros cambiamos la posición de cada tajada en relación con la siguiente y la previa, entonces tendremos una barrera impenetrable.

Aplicando el concepto a la población, podemos parar la pandemia con la combinación de vacunas, tapabocas usados correctamente y por el mayor número posible de personas, distanciamiento social, lavado de manos frecuente, uso de antivirales o sustancias profilácticas y aislamiento de contagiados. Claro que aparecerán brotes, pero la pandemia como tal se acabaría.

En cuanto a las vacunas, en la entrega del 16 de abril de la revista Science se presenta una interesante propuesta de producir una vacuna polifuncional para cualquier coronavirus, presente o futuro. La revista la llama “vacuna de ensueño”. En los términos más simples, el virus que causa la COVID-19 está compuesto de una cápsula central que contiene su RNA de la que emergen una cantidad de espículas terminadas en trímeros que le dan su apariencia de corona. La composición de estas estructuras es muy parecida en los diferentes tipos de virus SARS, MERS, los que se encuentran en murciélagos, etc.  Es contra regiones muy pequeñas de cada una de ellas, llamadas epítopes, que se producen anticuerpos.

La propuesta es unir artificialmente todos estos epítopes para que inyectados, produzcan anticuerpos contra cada uno de ellos y, por consiguiente, neutralicen todos los virus que tengan esos epítopes.

La pandemia no terminará pronto. Tendremos que vivir con ella. Pero aplicar la teoría del queso suizo puede ser nuestra mejor opción para lograrlo.

____________

* El Dr. Corredor Pereira es Miembro Correspondiente de la Academia Nacional de Medicina. Vicerrector de la Sede Cúcuta, de la Universidad Simón Bolívar. Químico con máster en Ciencias de la Bioquímica Médica. Ph.D. en Bioquímica

FUENTE: Diario La Opinión

Vistas Totales 796 

+ posts

Órgano consultor del Gobierno Nacional en temas de educación médica y salud del pueblo colombiano.