El diario EL TIEMPO editorializa sobre el tema de CUIDADO EXTREMO, anotando que por redes sociales, periòdicos e incluso publicaciones científicas, circula gran cantidad de informaciòn no totalmente verificada en su utilidad por la medicina basada en la evidencia, lo que favore la confusión del público, de algunos en el personal de salud, mientras que algunos políticos hacen  uso cuando les conviene de esta informaciòn para proponer agendas o tomar decisiones.Dice el editorial:

Una pandemia debe revalorizar el saber experto, la unidad de criterio y los objetivos puestos sobre la comunidad global, todo bajo la premisa de que hay que actuar de manera coordinada, consensuada, hasta donde se pueda, en busca de respuestas lo más acertadas posible. Y en un hecho inédito marcado por la incertidumbre, cuando el conocimiento real escasea, la toma de decisiones aisladas, basadas en presunciones y carentes del rigor técnico, se convierte en un factor que incrementa el problema y puede resultar peligrosa para la gente. En este sentido, proponer tratamientos, protocolos de abordaje clínico y hasta planteamientos epidemiológicos desfasados de la evidencia y carentes del rigor necesario raya con la imprudencia y es una clara muestra de irresponsabilidad. Y más si quienes lo plantean tienen algún manto de autoridad y a su cargo la salud de la población.

Más allá de estar llena de buenas intenciones, la propuesta del alcalde de Cali de aplicar un protocolo para el tratamiento del covid-19 con ivermectina en afectados de su jurisdicción cabe dentro de lo descrito anteriormente, así se argumente que existen algunos estudios para soportar tal decisión.

Hasta la fecha el Invima no ha autorizado el uso de ningún medicamento o sustancia para la prevención o el tratamiento del coronavirus.

No se trata de ir en contra de medidas que buscan atajar el avance del coronavirus, sino de enfatizar que hasta la fecha –con excepción de las aplicaciones experimentales– el Invima no ha autorizado el uso de ningún medicamento o sustancia para la prevención o el tratamientos del covid-19. Esto en razón de que ninguno de tantos productos propuestos ha demostrado su eficacia y seguridad. Hay que aclarar que en el país existe un equipo técnico científico para orientar y cualificar investigaciones, avalar estudios y sugerir, al tenor de la evidencia científica, los potenciales tratamientos y abordajes para el nuevo coronavirus. Y en ese contexto, el Ministerio de Salud, el Invima, los comités de expertos y las sociedades científicas han sido claras en oponerse a la citada propuesta regional, por lo que insistir en ella sería una equivocación.
De paso, no sobra un llamado a la comunidad médica para que de una vez por todas tome partido desde los planos técnico, científico y ético frente a profesionales que difunden, a través de las redes, o conferencias y citaciones, tratamientos de diversa índole, llegando, incluso, a sugerir desobediencia para que potenciales enfermos no acepten las recomendaciones que se hacen desde la evidencia.

Es natural que, en medio de la incertidumbre, la población eche mano de cualquier sugerencia que ofrezca curas milagrosas. Basta ver que el mismo Instituto Nacional de Salud dio a conocer un preocupante aumento del número de intoxicados por desinfectantes, al igual que lo hizo Medicina Legal frente al metanol. Si bien ambas sustancias pudieron usarse de manera equivocada, algunos sin duda recurrieron a ellos buscando protección contra el nuevo virus. La pandemia no es un juego. Están de por medio la vida y el bienestar de la gente.
Conviene hacer un llamado al orden –no al unanimismo–, marcado por discusiones académicas orientadas por verdaderos expertos que, a su vez, ayuden a desenmascarar a los impostores.

Al respecto, el conocido infectòlogo y académico Carlos Arturo Álvarez Moreno nos escribe: En la Revista Antiviral Research de junio 2020 se publicó un artículo de Leon Caly y cols. titulado “The FDA-approved drug invermectin inhibits the replication of SARS-CoV2 in vitro”. Es decir, es una de las muchas drogas que pueden inhibir este virus in-vitro. Este artículo tiene un problema grave y es que cual titular de periódico sensacionalista, confunde. Pareciera decir que la FDA aprueba a la ivermectina contra la infección por SARSCoV-2 y en realidad lo que dice es que la Ivermectina, aprobada por la FDA como antiparasitario para el ganado, inhibe IN-VITRO, la replicación del virus. Lo que hay que tener en cuenta es que la dosis de 1 gota/Kg (200 mcg/Kg) -que circula en redes- solo alcanza niveles de 0,1mM y se requieren niveles de 2mM es decir 20 veces más.  Habría que ver en ensayos clínicos si con dosis  superiores tolerables y no tóxicas se pudiera tener algun efecto.

 

Vistas Totales 361 

+ posts

Internista-Endocrinólogo. Miembro de Número de la Academia Nacional de Medicina, Fellow del American College of Physicians y Miembro Honorario de la Asociación Colombiana de Endocrinología, Diabetes y Metabolismo. Editor Emérito de la Revista MEDICINA. Editor de Noticias, portal de la Academia www.anmdecolombia.org.co