Cada 1 de diciembre, el mundo conmemora el Día Mundial de la Lucha Contra el VIH/SIDA, como una forma de apoyar a las personas que viven con el VIH y recordar a los que han fallecido por enfermedades relacionadas con el sida. Este año el lema será: Solidaridad mundial, responsabilidad compartida.

Aún cuando el Coronavirus ha ocupado la agenda global en este 2020, el VIH sigue siendo un importante problema de salud pública mundial, y hasta ahora se ha cobrado casi 33 millones de vidas. Sin embargo, factores como la prevención, el diagnóstico, el tratamiento y la atención eficaces del VIH, han convertido lo que hace algunos años era una enfermedad desconocida y mortal, en una enfermedad crónica manejable que permite a las personas que viven con el VIH llevar una vida larga y saludable.

Se estima que 38 millones de personas vivían con el VIH a finales del año pasado. Muchos de ellos están recibiendo terapia antirretroviral (TAR) de por vida, incluidas mujeres embarazadas y en período de lactancia que reciben el tratamiento y así aseguran la prevención de la transmisión del VIH a sus recién nacidos.

En junio de 2020, 26 millones de personas estaban accediendo a la terapia antirretroviral, lo que representa un aumento del 2,4% con respecto al 2019, pero el número de nuevas personas que comienzan el tratamiento está muy por debajo de lo esperado debido a la reducción en las pruebas de VIH y el inicio del tratamiento y las interrupciones de ARV que han ocurrido durante la pandemia de COVID-19. A fines de 2020, las tasas de pruebas y tratamiento han mostrado una recuperación constante pero variable.

El éxito ha sido variable según la región, el país y la población; Sin embargo, no todo el mundo puede acceder a las pruebas, el tratamiento y la atención del VIH. Debido a las deficiencias en los servicios de VIH, 690.000 personas murieron por causas relacionadas con el VIH en 2019 y 1,7 millones de personas se infectaron por primera vez.

La OMS define a las poblaciones clave como las personas de las poblaciones que tienen un mayor riesgo de contraer el VIH en todos los países y regiones. Las poblaciones clave incluyen: hombres que tienen sexo con hombres; personas que se inyectan drogas; personas en cárceles y otros entornos cerrados; trabajadoras sexuales y sus clientes; y personas transgénero. La mayor vulnerabilidad al VIH a menudo se asocia con factores legales y sociales, lo que aumenta la exposición a situaciones de riesgo y crea barreras para acceder a servicios de prevención, pruebas y tratamiento del VIH eficaces, de calidad y asequibles.

El VIH se puede transmitir mediante el intercambio de una variedad de fluidos corporales de personas infectadas, como sangre, leche materna, semen y secreciones vaginales y puede diagnosticarse mediante pruebas de diagnóstico rápido que pueden proporcionar resultados el mismo día. No existe cura para la infección por VIH. Sin embargo, existen intervenciones de prevención eficaces: prevención de la transmisión de madre a hijo, uso de condones masculinos y femeninos, intervenciones de reducción de daños, profilaxis previa a la exposición, profilaxis posterior a la exposición, circuncisión masculina médica voluntaria (VMMC) y medicamentos antirretrovirales (ARV) que puede controlar el virus y ayudar a prevenir la transmisión a otras personas.

 

QUE VIENE

La ciencia avanza a un ritmo acelerado, y ha habido dos personas que han logrado una «cura funcional» al someterse a un trasplante de médula ósea para el cáncer con reinfusión de nuevas células T CD4 que no pueden infectarse con el VIH. Sin embargo, no existe una cura ni una vacuna para tratar y proteger a todas las personas que actualmente viven con el VIH o están en riesgo de contraerlo.

Fuente: Organización Mundial de la Salud.

Vistas Totales 1,591 

+ posts

Órgano consultor del Gobierno Nacional en temas de educación médica y salud del pueblo colombiano.

Pin It on Pinterest