“De José A. Silva no quedó retrato que satisfaga a sus amigos. Pocos días antes de su trágica muerte conversaba el poeta cerca al Hospital San Juan de Dios con una de nuestras eminencias científicas, el señor doctor Antonio Vargas Vega. Hacían furor en aquella época las maravillosas maquinitas fotográficas Kodak. Un estudiantes de medicina, el señor Rafael Borrero Vega, que salía del anfiteatro en aquel momento, apuntó su objetivo sobre el interesante grupo y gracias a él podemos presentar hoy a nuestros lectores lo que todos los amigos de Silva juzgan ser su mejor retrato. No se perciben en él detalles; en cambio las siluetas hablan allí con toda la claridad y la precisión de una síntesis. Hay en el retrato de Silva un movimiento nervioso, casi convulsivo, impuesto —según estamos informados— por una frase con que a guisa de humorada quiso el maestro sicólogo calmar la hiperestesia de aquella alma atormentada. El autor de ese famoso kodak murió también en la flor de la juventud después de haber coronado brillantemente sus estudios de medicina”.El académico David Vásquez Awad, quien nos envió esta nota, la tomó de la Revista Ilustrada, julio 9 de 1898. Director: Pedro Carlos Manrique.

                                                                                                     

Nota del Editor. A propósito de Kodak, la famosa compañía americana con sede en Rochester, NY, dejó de fabricar sus filmes fotográficos, pues se impuso la fotografía digital. La corporaciòn Kodak aun funciona, pero dedicada a otros menesteres, como fotografía digital e impresión, material para cinematografìa, productos químicos, farmacéuticos, etc. A principios de la década de los años 30, el padre de quien esto escribe trabajó unos meses en esa famosa empresa, y en un ascensor tuvo la oportunidad de ver de cerca al famoso gerente George Eastman, dueño de la corporación. Producciones Neflix muestra actualmente la película llamada «Kodachrome», con narración basada en hechos reales descritos en un artículo del New York Times. https://www.nytimes.com/2010/12/30/us/30film.html  La ficción insertada consiste en la historia de un famoso fotógrafo que hizo su carrera tomando fotos Kodaachrome por el mundo, y ya terminal con un cáncer es llevado por su hijo a un laboratorio en Kansas donde están revelando las últimas fotografías con este método. Allì encuentra numerosos fotógrafos jóvenes que fueron con el mismo objetivo, y que al verlo le rinden un emocionante homenaje, cuando aún vivo se toma una foto con ellos y firma autógrafos. Al día siguiente muere y los fotógrafos forman en dos filas entre los cuales pasa el ataud para ser colocado en la carroza mortuoria, mientras los profesionales de la fotografía alzan sus cámaras en señal de duelo. Su hijo, con quien había tenido diferencias en su vida, se entera de que se trató de un magnífico padre durante la crianza, y conoce lo importante que él fue en el especializado trabajo de la fotografía profesional.

¿Por qué Kodak y no, Eastman? El Nombre «Kodak» se lo inventó Eastman en 1888 porque la «K» era su letra favorita y quería un nombre que fuera fácil de pronunciar en todos los países. … En 1891 abre su primera fábrica en Inglaterra y ve la luz la primera cámara Kodak con rollo intercambiable, permitiendo el cambio del mismo incluso a la luz del día. En estos días están hablando de revivir el Ektachrome.

Hace más de 50 años (1964-1968), quien esta nota escribe tomó numerosas fotos tipo diapositiva a color (Kodachrome), de tipo familiar y turístico en diferentes ciudades de los Estados Unidos en las que vivió o visitó, utilizando primero una cámara Retinette, y luego una Retina de Kodak, actualmente de museo y que aún conserva. Había tres tipos de rollos, para fotografía impresa en blanco y negro, para fotografía impresa a color (la más costosa) y la Kodachrome para diapositivas, de un precio intermedio, Años después, aprovechando la tecnología, todas esas fotografías fueron digitalizadas. Los rollos y la cámara iban de la mano con el conocido Carrousel, para proyectarlas en telón hecho de un material especial. Ese tipo de actividad marcó una era.

Nota del académico David Vásquez Awad.
¿Como habrán salido las fotografías? ¿Me revela el carrete? Para los que tenemos una cierta edad aun se nos viene a la memoria el instante en que llevábamos esos viejos carretes de fotografías a revelar. El 4 de septiembre de 1888, George Eastman, un inventor estadounidense, patentó su película fotográfica y registró la marca Kodak. Posteriormente fundó la Eastman Kodak Company ( conocida por todos como Kodak), una multinacional dedicada a la fabricación de material fotográfico. Antes de este invento se utilizaban las placas de cristal para realizar fotografías y gracias a este invento pudo desarrollarse la industria del cine.

 

 

Vistas Totales 558 

+ posts

Internista-Endocrinólogo. Miembro de Número de la Academia Nacional de Medicina, Fellow del American College of Physicians y Miembro Honorario de la Asociación Colombiana de Endocrinología, Diabetes y Metabolismo. Editor Emérito de la Revista MEDICINA. Editor de Noticias, portal de la Academia www.anmdecolombia.org.co