Las conclusiones y recomendaciones del XXI Reunión del Consejo Directivo de la ALANAM · 2, 3 y 4 de octubre de 2014, Asunción (Paraguay) respecto a este tema fueron las siguientes:

Conclusiones

Por el impulso de la investigación, la humanidad ha visto el surgimiento de novedades tecnológicas que habrían sido difícilmente imaginables cien años atrás y con las cuales la capacidad para intervenir sobre la Naturaleza y sus procesos alcanzan hoy niveles altísimos.

En área de la medicina, si bien las nuevas tecnologías ofrecen mejores perspectivas en la prevención, diagnóstico, y tratamiento de diferentes patologías, los altos costos de su aplicación sumados a las indicaciones muchas veces sobreestimadas plantean un problema a las autoridades sanitarias y a la comunidad médica que obligará a adecuar y hacer un uso racional de los recursos destinados a solventar los costos de las nuevas terapéuticas que se incrementarán de manera sostenida en los próximos años.

Pero es notorio que las capacidades de las nuevas tecnologías y las posibles consecuencias de su uso no han sido valoradas con la suficiente profundidad, incluyendo el análisis del componente ético, valoración que es fundamental para que los impulsos del progreso no se conviertan en factores de deshumanización de la medicina.

Debe tenerse en cuenta que la incorporación de las nuevas tecnologías deben ir acompañadas ineludiblemente del principio de la equidad debiendo estar al alcance de quienes lo necesiten, aunque en muchos casos no tengan la posibilidad de pagarse ellos mismos tal atención. Debemos advertir que la introducción de las nuevas tecnologías sin haber sido validadas por estudios de costo-eficacia y de factibilidad puede reducir la introducción de las mismas a una medida de optar por lo novedoso y al placer de contar con lo más reciente y conducir hacia un costoso fracaso y sin impacto en salud pública e individual.

Recomendaciones

Con base a lo anteriormente expuesto, el Consejo Directivo de la ALANAM reunido en Asunción del 2 al 4 de octubre del 2014, recomienda:

  1. La introducción de toda novedad tecnológica debe basarse en un proceso de análisis juicioso basado en la evidencia con estudios adecuadamente controlados de costo-beneficio y que incluya la comparación con las tecnologías en uso que representen el estándar vigente.
  2. Los estudios de validación de las nuevas tecnologías deberán ser realizadas por centros académicos reconocidos que garanticen transparencia en sus resultados e independencia de los intereses económicos particulares de las empresas proveedoras de las mismas.
  3. La incorporación de las nuevas tecnologías cuya utilidad haya sido demostrada fehacientemente deberán ir acompañadas del aseguramiento de uso basado en la equidad, debiendo las autoridades sanitarias garantizar ineludiblemente el acceso a las mismas las que deben estar al alcance de quienes lo necesiten y no estar sujetos al gasto de bolsillo de quienes lo requieran.
  4. Deberá hacerse énfasis en la formación de profesionales que deberán acompañar el proceso de cambios y la correcta utilización de los recursos tecnológicos para evitar eventuales inequidades y falencias en su implementación.

Vistas Totales 523 

+ posts

Órgano consultor del Gobierno Nacional en temas de educación médica y salud del pueblo colombiano.