Primera Respuesta. Mayo 2020.

Traducido por CELAN con permiso de la American Society of Parenteral and Enteral Nutrition (A.S.P.E.N.) A.S.P.E.N.

Traducción de la Académica Patricia Savino.

Resumen

COVID-19 ha cambiado los procesos de cuidado nutricional en hospitales y en el hogar. Este documento resume los reportes clínicos sobre la modificación de los procesos, incluida la atención nutricional en general, la evaluación nutricional, los pasos de atención de nutrición enteral y parenteral y la entrega de alimentos y suplementos orales. También se incluyen temas de enseñanza, logística y personales relacionados a los cambios en el entorno laboral. Por lo tanto, es necesario, ante la modificación de modelos de atención, emplear procesos seguros y estandarizados basados en la evidencia.

Introducción

Con la pandemia sin precedentes de COVID-19 a principios de 2020, se produjeron cambios rápidos en las prácticas de atención médica que exigieron una mayor demanda de soporte nutricional. En respuesta a esta necesidad, el presidente de la Sociedad Americana de Nutrición Parenteral y Enteral (ASPEN por sus siglas en inglés) solicitó una revisión centrada de las prácticas actuales de nutrición clínica. Esta tarea se le asignó al Comité de Práctica Clínica de ASPEN y se contactó por correo electrónico a muchos profesionales de la salud y otros líderes para obtener información sobre la práctica actual. Estos datos cualitativos se recopilaron durante abril del 2020. Debido a que la literatura es limitada en esta población específica de pacientes, las prácticas actuales a menudo se extrapolan de publicaciones anteriores y se equilibran con las limitaciones de seguridad y recursos en este campo. El propósito de este documento es reflejar los procesos de práctica de soporte nutricional en estos tiempos. Estas notas del campo reflejan 27 informes clínicos sobre prácticas de atención domiciliaria, ambulatoria y en hospitales. Los informes incluyen tópicos relacionadas con evaluación nutricional, nutrición enteral (NE) y nutrición parenteral (NP), así como otras prácticas de nutrición clínica, tales como la enseñanza a pacientes y estudiantes en práctica clínica, entrega de alimentos, tecnología y estrés del personal. Las prácticas de NP y NE se han organizado en torno a los pasos publicados del Proceso del Empleo de NP y NE. Cualquier recomendación en este documento no constituye una asesoría médica o de otro profesional y no debe tomarse como tal.

La información publicada en este documento tiene por objeto ayudar en el cuidado de los pacientes y proviene de las  recomendaciones que dan profesionales de la salud que han realizado atención médica a pacientes; su concepto es el componente principal de una atención médica de calidad. La información que acá se presenta no sustituye el ejercicio de dicho juicio por parte del profesional de la salud. Las circunstancias en los entornos clínicos y las indicaciones del paciente pueden requerir acciones diferentes a las recomendadas en este documento y, en esos casos, debe prevalecer el juicio del profesional tratante. Este documento fue aprobado por la Junta Directiva de ASPEN.

Inicialmente, cuando COVID-19 se presentó a los profesionales de la salud, se hizo evidente una mayor demanda de soporte nutricional. En pacientes hospitalizados con neumonía por COVID-19, el 42% desarrolló síndrome de dificultad respiratori aguda (SDRA) y permanecieron en ventilación mecánica durante un promedio de aproximadamente 10 días, y muchos de ellos fallecieron. En el estudio de 5700 pacientes hospitalizados en Nueva York, el 14% fueron tratados en la unidad de cuidados intensivos (UCI), el 12% requirió ventilación mecánica y el 3.2% requirió terapia de reemplazo renal. La tasa de mortalidad general en esta cohorte fue del 21% con una tasa de mortalidad del 88% en los pacientes con ventilación mecánica. Los pacientes con frecuencia experimentan hipermetabolismo durante la fase aguda de la infección, lo que conduce a una deuda energética y pérdida de masa corporal magra. Estos pacientes que no pueden comer por vía oral, debido a la ventilación mecánica, requieren nutrición enteral y / o parenteral.

Si bien el número de casos se puede estar nivelando o incluso disminuyendo al momento de la publicación de este documento, el Director de los Centros para la Enfermedad Control y Prevención (CDC por sus siglas en inglés) establece que una segunda ola de la infección por COVID-19 probablemente ocurrirá a fines de 2020 y hasta 2021 antes de que una vacuna pueda estar ampliamente disponible. Dicho esto, estas lecciones aprendidas y los ajustes realizados en la práctica clínica serán útiles en el futuro.

 

Ver Informe de ASPEN sobre Procesos de Práctica de Soporte Nutricional con COVID-19

Vistas Totales 664 

+ posts

Órgano consultor del Gobierno Nacional en temas de educación médica y salud del pueblo colombiano.