Visitas: 86

Sesión conjunta Academia Nacional de Medicina y Fundación GABO.

El 14 de abril se cumplieron 10 años del fallecimiento del Premio Nobel de Literatura conocido mundialmente como Gabo y la fundación que lleva su nombre quiso publicar un proyecto editorial en el que ha venido trabajando los últimos años llamado Los médicos de Macondo.

Pero el libro no nació como tal, es el resultado de la tesis doctoral “Médicos y medicina en la obra de Gabriel García Márquez” del Doctor Juan Valentín Fernández de la Gala, médico español y experto en Antropología Forense. Trabajo que realizó para optar al título de doctor en Historia de la Medicina de la Universidad de Cádiz. El Dr. Fernández de la Gala inició un contacto regular con el Director de la Fundación GABO, Jaime Abello Banfi, para recabar información sobre los médicos en la vida de Gabriel García Márquez y su relación con la medicina. Abello Banfi recibió una copia final de la tesis y vió en ella “un tesoro…un libro que reúne las ciencias y las artes, las humanidades, el periodismo y por supuesto, el realismo mágico” según sus propias palabras. 

La conexión o el puente entre medicina y literatura para el Dr. Fernández de la Gala está en varios elementos como la condición humana que permite entender al ser humano y la sociedad, la empatía y el arte narrativo que en medicina se establece en esa relación médico-paciente desde la consulta. 

El autor abordó la obra del Nobel desde 3 tipos de lectura, la inicial que puede tener cualquier aficionado, la segunda biográfica, con el punto de vista de otros escritores hacia Gabo y la tercera la clínica, desde el punto de vista de la medicina, con descripciones muy realistas de procedimientos o patologías médicas en varios pasajes de sus obras. 

Estos pasajes o esos personajes en sus obras que ejercían la medicina no eran producto del azar y fue justamente Gonzalo García Barcha -hijo del escritor-, quien le confió al autor de la tesis, que su padre no tenía un asesor médico concreto sino todo un equipo de amigos especialistas en diferentes campos a los que consultaba en cualquier momento para resolver de forma creíble las tramas de sus obras, y a quienes el Dr. Fernández de la Gala rastreó para conocer algunas anécdotas del Nobel. 

En el universo de Gabo hay personajes médicos, claves en sus historias, inspirados en doctores reales que tuvo la oportunidad de conocer como el Dr. Antonio José Barbosa Arroyuelo, médico venezolano que se estableció en Aracataca y se presume fue la inspiración para crear al médico francés de La Hojarasca y de quien en Vivir para contarla (p.38), García Márquez escribe “Mi madre y yo, sentados junto a su cama, escuchábamos los pormenores de la tragedia que había abatido a la población. (El Dr. Barbosa) Tenía un poder de evocación tan intenso que cada cosa que contaba parecía hacerse visible en el cuarto enrarecido por el calor”. Posteriormente Gabo reconoce que esa visita al médico junto a su madre fue el suceso más decisivo de su vida como escritor. En ese momento surgió en él la idea de contar por escrito el pasado de ese episodio (la masacre de las bananeras) y del pueblo en general que se convertiría en Macondo.  

Otro personaje médico en El Coronel no tiene quien le escriba y La mala hora, es el Dr. Octavio Giraldo “muy comprometido socialmente” inspirado en Mohamed Tebbal, médico argelino que Gabo tuvo la oportunidad de conocer en París en medio de la lucha por la independencia de Argelia de Francia y miembro del Frente de Liberación Nacional Argelino.

El médico cartagenero, Henrique de la Vega, formado en la Sorbonne, interno en La Salpêtrière, discípulo de Robert Proust, estaba representado por el Dr. Juvenal Urbino de la Calle -personaje importante de El amor en los tiempos del cólera- en muchas de sus características, incluido el amor por los animales que lo llevó a tener un casi zoológico en casa. Otras características fueron tomadas del Dr. Napoleón Franco, creador del Hospital de Niño y aficionado a la limonada después de la siesta, tenía alergia a las bañeras que consideraba antihigiénicas. 

Usó también la medicina forense para describir por ejemplo, con increíble detalle, la autopsia de Santiago Nasar en Crónica de una muerte anunciada o el suicidio con cianuro de Jeremiah de Saint-Amour en El amor en los tiempos del cólera

Médicos y medicina en esta obra completa e ilustrada para acercarnos un poco al mundo de García Márquez a través de los ojos de un médico y antropólogo forense. 

El comentario de orden estuvo a cargo del Académico Ejemplar y autor del libro “La medicina en la obra de Gabriel García Márquez” el Dr. Fernando Sánchez Torres, quien estuvo en la gestación del libro puesto que el Dr. Fernández de la Gala lo buscó al conocer este precedente literario para intercambiar conceptos.  

Es una obra extensa y completa de casi 700 hojas, producto de varios años de lecturas, notas dispersas y anotaciones al margen en cuentos, novelas y artículos escritos por Gabo. Para el autor, la intención fue analizar y reflexionar sobre la obra de Gabo desde la perspectiva de la antropología médica, la biología, la patología, la lexicografía médica y la historia de la medicina.

El Dr. Sánchez Torres considera que el libro Los médicos de Macondo es una “rica fuente de maná para el espíritu, sobre todo para los admiradores de Gabo y especialmente si somos a la vez hijos de Hipócrates” 

La presentación completa del Dr. Juan Valentín Fernández de la Gala en Presentación libro: Los médicos de Macondo

Nota – resumen. Victoria Rodríguez G. Responsable plataformas digitales Academia Nacional de Medicina.

Loading

0 0 votes
Article Rating
Share This