El 30 de marzo se celebra el Día Mundial del Trastorno Bipolar, justo en el aniversario de nacimiento de Vincent van Gogh.  Van Gogh, considerado uno de los artistas más influyentes de todos los tiempo, fue diagnosticado póstumamente con trastorno bipolar.

 

Aquí algunos mitos y hechos, para que pueda armarse con conocimientos y ayudar a terminar con el estigma.

Mito: El trastorno bipolar es una afección poco común.
Realidad: No lo es. A nivel mundial, 46 millones de personas padecen trastorno bipolar. (Nuestro mundo en datos, 2018).

 

Mito: El trastorno bipolar es solo cambios de humor, que todo el mundo tiene.
Realidad: Los altibajos del trastorno bipolar son muy diferentes de los cambios de humor habituales. Las personas con trastorno bipolar experimentan cambios extremos en la energía, la actividad y el sueño que no son típicos de ellos. Incluso un diagnóstico de trastorno bipolar de ciclo rápido requiere varios días seguidos de síntomas (hipo) maníacos, no solo varias horas. Los médicos buscan grupos de síntomas más que solo emociones.

 

Mito: Solo existe un tipo de trastorno bipolar.
Realidad: Hay cuatro tipos básicos de trastorno bipolar y la experiencia es diferente para cada individuo.

Bipolar I se diagnostica cuando una persona tiene uno o más episodios depresivos y uno o más episodios maníacos, a veces con características psicóticas como alucinaciones o delirios.
Bipolar II tiene episodios depresivos como su característica principal y al menos un episodio hipomaníaco. La hipomanía es un tipo de manía menos grave. Una persona con trastorno bipolar II puede experimentar un estado de ánimo congruente o síntomas psicóticos incongruentes con el estado de ánimo.
El trastorno ciclotímico (ciclotimia) se define por numerosos períodos de síntomas hipomaníacos, así como numerosos períodos de síntomas depresivos que duran al menos dos años (1 año en niños y adolescentes) sin cumplir los requisitos de gravedad para un episodio hipomaníaco y un episodio depresivo.
El trastorno bipolar no especificado, no sigue un patrón particular y se define por los síntomas del trastorno bipolar que no coinciden con las tres categorías enumeradas anteriormente.

 

Mito: El trastorno bipolar se puede curar con dieta y ejercicio.
Realidad: El trastorno bipolar es una enfermedad de por vida y actualmente no existe cura. Sin embargo, se puede controlar bien con medicamentos y psicoterapia, evitando el estrés y manteniendo patrones regulares de sueño, alimentación y ejercicio.

 

Mito: La manía es productiva. Las personas en fase de manía, en general son felices
Realidad: La felicidad es un estado normal del ser humano, las personas en fase de manía se encuentran en un periodo anormal de exaltación del ánimo, acompañado de otras alteraciones que los ponen en riesgo a ellos y a terceras personas. Una persona maníaca puede sentirse bien al principio, pero sin tratamiento las cosas pueden volverse perjudiciales e incluso aterradoras. Algunas personas se vuelven demasiado ansiosas o muy irritables, se enojan por cosas pequeñas y se burlan de sus seres queridos. Una persona maníaca puede perder el control de sus pensamientos y acciones e incluso perder el contacto con la realidad.

 

Mito: Los artistas con trastorno bipolar pierden su creatividad si reciben tratamiento.
Realidad: el tratamiento a menudo les permite pensar con más claridad, lo que probablemente mejorará su trabajo.

 

Mito: Las personas con trastorno bipolar siempre son maníacas o deprimidas.
Realidad: Las personas con trastorno bipolar pueden experimentar períodos prolongados de estado de ánimo equilibrado llamado eutimia. Por el contrario, a veces pueden experimentar lo que se conoce como un «episodio mixto», que tiene características tanto de manía como de depresión al mismo tiempo.

 

Mito: El trastorno bipolar es un simple estado de la mente, basta que la persona ponga de su voluntad para que desaparezca
Realidad: Falso. Es una enfermedad neurobiológica, que involucra factores psicológicos y ambientales que inciden en su evolución. Es crónica y recurrente.

 

Mito: Los fármacos para tratarlo son adictivos
Realidad:  Los fármacos estabilizadores del ánimo no han demostrado a la fecha tener un potencial adictivo en los pacientes. El Trastorno Bipolar es una enfermedad neurobiológica crónica y recurrente, por lo que el tratamiento farmacológico es permanente. Se debe considerar que:

  • Sin tratamiento adecuado, pueden lesionar la calidad de vida.
  • El 90% de los pacientes bipolares sufren recaídas.

 

Mito: Las personas con trastorno del ánimo bipolar no son los suficientemente estables para ocupar cargos de responsabilidad
Realidad:  Los pacientes con un adecuado plan de tratamiento pueden compatibilizar su vida con estudios y trabajo. Altas personalidades en distintos ámbitos, con un alto grado de responsabilidad, tienen trastorno bipolar.

 

Mito: Las personas con trastorno bipolar no deben tener hijos
Realidad: No hay ningún impedimento para que tanto hombres como mujeres  puedan ser padres. Sí es importante, en el caso de las mujeres, que consulten con su equipo tratante cuando decidan embarazarse.

 

Mito: Las personas con trastorno bipolar son peligrosas
Realidad: En general, son más bien las personas con trastorno bipolar quienes sufren de  agresión y violencia.

 

Mito: El suicidio es un problema menor en el trastorno bipolar
Realidad: Se estima que las personas afectadas por un trastorno bipolar tienen 15 veces más riesgo de morir por esta causa respecto de otras personas que no tienen esta condición y que quienes llegan al suicidio, en su mayoría, han dado indicios de que lo haría o lo han intentado antes.

Por otra parte, se sabe que en pacientes con adecuado plan de tratamiento, este riesgo se reduce significativamente.

 

Mito: No pueden llevar vidas normales
Realidad: El vincularse a un tratamiento multidisciplinario permite realizar una vida normal, que incluye estudiar, trabajar y formar familia.

Vistas Totales 661 

+ posts

Órgano consultor del Gobierno Nacional en temas de educación médica y salud del pueblo colombiano.