La neumonía es una infección que inflama los sacos aéreos de uno o ambos pulmones, estos sacos pueden llenarse de líquido o pus, lo que provoca tos con flema, fiebre, escalofríos y dificultad para respirar. Los microrganismos que causan esta infección pueden ser bacterias, virus u hongos.

La neumonía puede afectar a cualquiera y puede variar en gravedad desde suave a potencialmente mortal. Es más grave en bebés y niños pequeños menores de 2 años y en personas mayores a 65 años, también personas con problemas de salud o sistemas inmunitarios debilitados.

Su nivel de riesgo puede ser alto porque en muchas ocasiones  se le considera una gripe común, o se le confunde con otro tipo de afecciones y cuando finalmente se diagnostica de forma correcta puede ser ya tarde.

 

Síntomas de la Neumonía

Dependen de varios factores, como el tipo de germen que causó la infección, la edad y la salud en general. Los síntomas moderados son similares a un resfrío pero duran más tiempo. Otros síntomas a tener en cuenta son:

  • Dolor en el pecho al respirar o toser
  • Desorientación o cambios de percepción mental (en adultos de 65 años o más)
  • Tos que puede producir flema
  • Fatiga
  • Fiebre, transpiración y escalofríos con temblor
  • Temperatura corporal más baja de lo normal (en adultos mayores de 65 años y personas con un sistema inmunitario débil)
  • Náuseas, vómitos o diarrea
  • Dificultad para respirar
  • Los recién nacidos y bebés pueden presentar vómito, fiebre, tos,  dificultad para respirar y comer, parecer inquietos o cansados y sin energía.

 

Factores de riesgo

Además de los grupos mencionados anteriormente,  otros factores de riesgo incluyen:

  • Hospitalización. En unidades de cuidados intensivos de un hospital, especialmente  los pacientes conectados a ventilador.
  • Enfermedad crónica. Por ejemplo asma, enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) o una enfermedad cardíaca.
  • Fumar. El fumar daña las defensas naturales que el cuerpo presenta contra las bacterias y los virus que causan neumonía.
  • Sistema inmunitario debilitado o suprimido. Las personas que tienen VIH/SIDA, que se han sometido a un trasplante de órganos o que reciben quimioterapia o esteroides a largo plazo están en riesgo.

 

Formas de prevenir la Neumonía

  • Vacunación. Existen vacunas para prevenir algunos tipos de neumonía y gripe. Los médicos recomiendan una vacuna para la neumonía diferente para niños menores de 2 años y para niños de 2 a 5 años que son particularmente propensos a contraer la enfermedad neumocócica. Los niños que empiezan a ir al colegio deben tener el esquema de vacunación acorde a su edad.
  • Buena higiene. La higiene constante como se ha comprobado a lo largo de esta pandemia, ayuda a la prevención de  infecciones respiratorias, no solamente el Coronavirus, cualquiera. Este tipo de infecciones a menudo derivan en neumonía, el lavado de manos regular  o uso un desinfectantes a base de alcohol, reducen el riesgo.
  • No fumar. El tabaquismo daña las defensas naturales que protegen a los pulmones de las infecciones respiratorias.
  • Mantener fuerte el sistema inmunitario. Dormir lo suficiente, ejercicio regular y llevar una dieta saludable.
12 de noviembre, Día Mundial contra la Neumonía.

Vistas Totales 865 

+ posts

Órgano consultor del Gobierno Nacional en temas de educación médica y salud del pueblo colombiano.

Pin It on Pinterest