La explosión actual de infecciones de coronavirus en Estados Unidos por la variante ómicron está causando un colapso de todo tipo de servicios básicos, desde la atención médica hasta el transporte público y la recolección de basura. Es la ilustración más reciente de cómo el coronavirus sigue trastornando la vida más de dos años después del inicio de la pandemia. La variante ómicron se disemina más rápidamente que otras del coronavirus y se ha vuelto la dominante en muchos países. Además, infecta más fácilmente a los ya vacunados o quienes han estado infectados previamente por otras variantes del virus. Sin embargo, los estudios más recientes indican que tiende a causar menos síntomas graves que la variante delta y que la dosis de refuerzo ofrece buena protección contra síntomas graves y hospitalización. Aun así, su transmisibilidad fácil ha hecho que los casos se disparen en Estados Unidos, lo que está afectando a empresas, oficinas gubernamentales y servicios públicos por igual.

Las cadenas de distribución de materias primas y productos terminados se han afectado enormemente, ya que los empleados a cargo no acuden a su trabajo por estar enfermos con el Covid 19. No es entonces extraño ver cientos de vuelos cancelados, cruceros cancelados o devolviéndose a puerto por enfermos en sus barcos. Jefes de gobierno como el de Francia, desesperados por la falta de cooperación de los no vacunados, lo que tiene a la economía medio paralizada, avisan que les hará la vida imposible a los antivacunas .En estos días leímos la noticia de 700 funcionarios despedidos en los hospitales de la Clínica Mayo por no vacunarse, y así también nos enteramos que esta institución tiene 73.000 empleados en los Estados Unidos. Mucha gente deja los empleos, creando vacantes que no se llenan, y los dueños han acudido a la medida de ofrecer más dinero para conseguir trabajadores, muy por encima del salario mínimo.

El aumento de los casos de Ómicron en todo el mundo podría aumentar el riesgo de que aparezcan nuevas variantes más peligrosas, advirtió la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Aunque ómicron se está extendiendo rápidamente por todo el mundo, parece ser mucho menos grave de lo que se temía y ha suscitado esperanzas de que la pandemia de coronavirus pueda superarse. Sin embargo, la responsable de emergencias de la OMS, Catherine Smallwood, dijo que el aumento de las tasas de infección podría tener el efecto contrario. Cuanto más se extienda Ómicron, más se transmite y más se replica y más probabilidades tiene de generar una nueva variante.

Aunque todavía no se han visto copadas la mayoría de las unidades de cuidado intensivo, si hay muchos que deben ser admitidos a salas generales, donde el enfermo de Covid puede infectar al paciente de al lado, que podría ser alguien inmunocomprometido porque recibe quimioterapia oncológica. En la ciudad de Nueva York, las autoridades han tenido que demorar o reducir los servicios de recolección de basura y el metro debido al virus.

Esta variante omicron infectará a más del 50% de los europeos en los próximos dos meses, de seguir la tendencia actual. En la primera semana de 2022, Europa registró al menos 7 millones de casos del coronavirus, más del doble del ocurrido en las dos semanas anteriores. Casi todos los países de la región informaron casos de esta variante.

Enero 12, 2022.

Estados Unidos superó su récord de personas hospitalizadas con covid-19, con casi 146.000 pacientes internados, según datos del Departamento de Salud estadounidense. De ellos, casi 24.000 se encuentran en cuidados intensivos.  El récord anterior era de más de 142.000 y se batió el 14 de enero de 2021, hace casi un año.  Se trata de un brote impresionante de la epidemia vinculado a la variante ómicron de covid-19. El país ha registrado números récord de contagios desde finales de diciembre.

«Hay 17 veces más peligro de ser hospitalizado, y 20 veces más riesgo de morir, si no estás vacunado que si lo estás», repitió el doctor Antony Fauci, asesor de la Casa Blanca sobre la crisis sanitaria, durante una comparecencia ante el Senado.

En Nueva York, a finales de diciembre, por cada 100.000 personas, el número de hospitalizaciones era de poco más de 58 entre los no vacunados, en comparación con poco menos de 5 entre los pacientes con la pauta de vacunación completa. Unas 18.500 personas con covid-19 como promedio ingresan cada día en un hospital, según los Centros para la Prevención y el Control de Enfermedades (CDC). Sin embargo, algunos pueden estar en el hospital por otros motivos y dar positivo por coronavirus cuando se les somete a un test de detección.

Fuentes.  WHO, El Clarín, El Nuevo Herald, El Nuevo Siglo.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Vistas Totales 446 

+ posts

Internista-Endocrinólogo. Miembro de Número de la Academia Nacional de Medicina, Fellow del American College of Physicians y Miembro Honorario de la Asociación Colombiana de Endocrinología, Diabetes y Metabolismo. Editor Emérito de la Revista MEDICINA. Editor de Noticias, portal de la Academia www.anmdecolombia.org.co

Pin It on Pinterest