Visitas: 8

En el marco del Simposio “Virus del papiloma humano y cáncer de cuello uterino” organizado por la Academia Nacional de Medicina en días pasados, y que contó con especialistas en el tema, se pudo establecer cuaĺ es el panorama actual y que efectividad tiene realmente la vacuna. 

El doctor Raúl Murillo Moreno, Director del Centro Javeriano de Oncología,  y miembro del grupo de expertos de la OMS para el desarrollo de la estrategia de eliminación del cáncer de cuello uterino, recalcó que por ahora no hay nuevas estimaciones a nivel global y que como ya se conoce, se estima que el cáncer de cuello uterino está prácticamente en un 100% de los casos asociado a la infección por VPH de alto riesgo, sin embargo esta situación puede ir cambiando con el tiempo. En la última publicación de la IARC,  se dió más relevancia a los tipos de cáncer que no están directamente asociados a VPH.

En América Latina se dió un consistente descenso de la tasa de mortalidad por cáncer de cuello uterino entre 1980 y 2010, en los últimos años este descenso se ha detenido en muchos países y en algunos incluso ha habido un incremento de la mortalidad. Aquí, factores como la detección temprana y la vacunación jugarán un papel importante hacia el futuro para lograr seguir reduciendo las tasas. En el mundo, el cáncer de cuello uterino tiene mayores tasas de mortalidad en zonas con mayor nivel de pobreza como África, Latinoamérica, el Sur de Asia, mientras que en el cáncer de orofaringe son países de altos ingresos los que aportan la mayor mortalidad. La carga de enfermedad por VPH es proporcionalmente mucho mayor en mujeres que en hombres.

En Colombia,  la estimación de cargas atribuibles a VPH en cáncer están entre el 62 y 76.2% para cáncer de cuello uterino, 18% para laringe, 33% para cavidad oral, 28% para pene, 30% para orofaringe, 28% para vulva, 47% para vagina y 72% para ano. La vacuna tiene un potencial preventivo no solamente para cáncer de cuello uterino sino también para otros tipos de cáncer relacionados. En Colombia se estima que puede estar en un 82.2% para cáncer de cuello uterino y de 61.8% para cáncer asociado a VPH. 

La doctora Lina María Trujillo, Subdirectora General de Atención Médica y Docencia del Instituto Nacional de Cancerología ha trabajado por 22 años en investigación de vacunas contra el virus del papiloma humano y estrategias de tamización para cáncer de cuello uterino e hizo un detallado análisis del programa de vacunación contra virus de papiloma humano y vacunación del género neutro dentro del programa ampliado de inmunizaciones del país.

Colombia ha participado en los estudios clínicos de vacuna contra VPH que ha permitido hacer un seguimiento continuo de pacientes desde el inicio de la vacunación en estudios como Future 1 y Future 2 con una cohorte de mujeres entre 16 a 25 años, Future 3 mujeres entre 26 a 45 años con un seguimiento de 10 años y estudios de inmunogenicidad en niñas y niños entre 9 y 16 años. 

2012 y 2013 fueron los años que más dieron frutos en la vacunación en Colombia, luego un incidente aislado en la población de Carmen de Bolívar que fue asociado con la vacuna pero que  -de acuerdo con una investigación rigurosa del Instituto Nacional de Salud- se debió a un evento psicógeno masivo guiado por una exagerada percepción del riesgo frente a una intervención, provocó una caída dramática en la vacunación que se venía ejecutando especialmente en colegios. 

En abril de 2022, la Organización Mundial de la Salud estableció que una sola dosis de la vacuna contra VPH ofrece una sólida protección contra el cáncer de cuello uterino y este esquema ya ha sido adoptado por varios países, entre ellos el Reino Unido, México, Perú y ahora Colombia. Los niños también han sido incluídos en el programa de vacunación puesto que se ha comprobado que algunos tipos de cáncer asociados a VPH los afectan directamente. 

La meta global es tener más del 90% de niñas vacunadas antes de los 15 años para 2030. 

El Foro completo en 

SIMPOSIO: VIRUS DEL PAPILOMA HUMANO Y CÁNCER DE CUELLO UTERINO

Nota del Foro. Victoria Rodríguez G., Comunicaciones Academia Nacional de Medicina

Loading

0 0 votes
Article Rating
Share This