Se le llama Ictus a un accidente cerebro-vascular, y ocurre cuando al cerebro le falta riego sanguíneo, buena parte son causados por un bloqueo abrupto de las arterias cerebrales. Cuando no llega la sangre al cerebro, responsable de transportar los nutrientes y oxígeno que necesita, las células cerebrales se lesionan y pueden morir.  Hoy es considerada la tercera causa de muerte en Occidente.

El daño cerebral que produce un ictus depende del tiempo en el que dura este trastorno y de la zona que se haya visto afectada. Saber identificar los síntomas y acudir prontamente al hospital, puede ser la diferencia en el pronóstico.

1 de cada 4 personas podría sufrir un derrame cerebral,  por eso la World Stroke Organitzation (WSO) centra su campaña del 2021 en crear conciencia sobre los signos del ictus, los primeros minutos son fundamentales para salvar una vida.

 

SÍNTOMAS DEL ICTUS

  • Pérdida de fuerza o sensibilidad. Generalmente afecta a una mitad del cuerpo y se manifiesta sobre todo en la cara y/o en las extremidades.
  • Dificultades de expresión. Alteración brusca en el lenguaje, con dificultades para hablar o entender.
  • Dolor de cabeza intenso de inicio brusco. Diferente a otros dolores de cabeza habituales.
  • Alteración brusca de la visión. Por ejemplo, pérdida de visión por un ojo, visión doble o incapacidad para apreciar objetos en algún lado de nuestro campo visual.
  • Pérdida brusca de coordinación o equilibrio.
  • Pueden aparecer varios de estos síntomas, aunque uno solo es motivo suficiente para ir al hospital.

WSD-día mundial del Ictus

 

RECOMENDACIONES PARA REDUCIR EL RIESGO VASCULAR.

  • Mantener una alimentación sana y equilibrada. Esto quiere decir una alimentación variada, comer tres veces al día, evitar el exceso de alimentos dulces y beber cada día de un litro a un litro y medio de agua. Si se bebe alcohol, hacerlo con moderación.
  • Hacer ejercicio 5 veces por semana. Mas de un tercio de los ictus ocurren por no hacer suficiente ejercicio, la vida sedentaria es el peor enemigo de la salud. Quemar calorías ayuda a controlar los niveles de colesterol y la diabetes y reduce la presión arterial. También fortalece el músculo cardíaco y hace más flexibles las arterias.
  • No fumar. Reduce el riesgo de sufrir infartos de corazón o ictus, cáncer y otros problemas de salud.
  • Controlar la presión sanguínea. La mitad de los ictus están vinculados con la hipertensión. Controlar la presión sanguínea reduce el riesgo de sufrir un ictus.
  • Reducir el colesterol. Niveles altos de colesterol «malo» (LDL), incrementan el riesgo. Comer menos grasas saturadas, evitar comidas procesadas y hacer ejercicio, reduce el riesgo.
  • Mantener un peso saludable. Casi 1 de cada 5 ictus están asociados con problemas de sobrepeso u obesidad. Mantener un indice de masa corporal o un índice cintura/cadera saludables, reduce el riesgo.
  • Identificar y tratar la fibrilación atrial, frecuencia cardíaca acelerada e irregular. Las personas que padecen fibrilación atrial tienen 5 veces más posibilidad de sufrir un ictus.
  • Controlar la diabetes. La diabetes y los ictus comparten factores de riesgo, incluidos dieta y ejercicio.
  • Gestionar el estrés y la depresión. El bienestar mental también es importante a la hora de reducir los riesgos de sufrir un ictus. Si se está en una situación de depresión, ansiedad, estrés frecuente es importante consultar con un especialista.

 

 

Vistas Totales 1,111 

+ posts

Órgano consultor del Gobierno Nacional en temas de educación médica y salud del pueblo colombiano.

Pin It on Pinterest