En su posesión como nuevo miembro de número de la Academia Nacional de Medicina. El académico profesor Hernando Matiz Camacho, habló sobre este tema de su interés como cardiólogo. El asunto ha sido tratado de manera muy didáctica en su libro que lleva este título, y que resulta de suma utilidad, no solo para los médicos hospitalarios, sino para el público en general, pues cualquiera puede verse abocado a una situación de paro cardiorrespiratorio en algún sitio adonde acude con frecuencia, llámese su trabajo, una iglesia, un centro comercial, etc.

La reanimación cardiopulmonar (RCP), o reanimación cardiorrespiratoria (RCR), es un conjunto de maniobras temporales y normalizadas intencionalmente destinadas a asegurar la oxigenación de los órganos vitales cuando la circulación de la sangre de una persona se detiene súbitamente, independientemente de la causa de la parada cardiorrespiratoria.

Es un procedimiento de emergencia para salvar vidas que se utiliza cuando la persona ha dejado de respirar y el corazón ha cesado de palpitar. Esto puede suceder después de una descarga eléctrica, un ataque cardíaco, ahogamiento o cualquier otra circunstancia que ocasione la detención de la actividad cardíaca.

La RCP combina respiración de boca a boca y compresiones cardíacas:
•La respiración boca a boca suministra aire a los pulmones de la persona.
•Las compresiones cardíacas procuran restituir la actividad del corazón. Todo ello, hasta que se puedan restablecer la función respiratoria y las palpitaciones cardíacas de forma natural o bien de forma artificial mediante monitores cardíacos o respiratorios.

Se puede presentar daño permanente al cerebro o la muerte en cuestión de minutos si el flujo sanguíneo se detiene; por lo tanto, es muy importante que se mantenga la circulación y la respiración hasta que llegue la ayuda médica capacitada.

Las técnicas de RCP varían ligeramente dependiendo de la edad o tamaño del paciente. Las técnicas más novedosas hacen énfasis en las compresiones por encima de la respiración boca a boca y las vías respiratorias, revocando la vieja práctica.

Los principales componentes de la reanimación cardiopulmonar son la activación del servicio médico de emergencias dentro o fuera del hospital y la asociación de compresiones torácicas o «masaje cardíaco externo»  con ventilación artificial. Otros componentes relacionados incluyen la maniobra de Heimlich y el uso de desfibriladores externos automáticos.

Las recomendaciones específicas sobre la RCP varían en función de la edad del paciente y la causa del paro cardíaco. Se ha demostrado que cuando la RCP es puesta en práctica por personas adiestradas en la técnica y se inicia al cabo de pocos minutos tras el paro cardíaco, estos procedimientos pueden ser eficaces en salvar vidas humanas. Algunos estudios sin embargo consideran que el porcentaje de éxito puede ser bajo. 

Referencias

  1. Neumar RW, Otto CW, Link MS, Shuster M et al. Part 8. Adult advanced cardiovascular life support. 2010 American Heart Association Guidelines for Cardiopulmonary Resuscitation and Emergency Cardiovascular Care Science. Circulation. 2010; 122: S729-S767
  2. Hernando Matiz Camacho, MD. Reanimación cardiopulmonar, nuevas guías, 1ª. Edición
  • Editorial: Distribuna
  • Fecha Publicación: 2012
  • Formato: Espiral
  • Páginas: 210
  • ISBN13:  9789588379548

VER DOCUMENTO – RCA

Vistas Totales 1,406 

+ posts

Órgano consultor del Gobierno Nacional en temas de educación médica y salud del pueblo colombiano.