A medida que el conocimiento médico se profundiza, hay un alejamiento de los médicos a su especialidad matricial, la medicina interna, circunscribiendo su ejercicio profesional a la subespecialidad. A mayor profundidad del conocimiento en un área específica, se va perdiendo progresivamente la integralidad en la atención clínica. De esta manera muchos médicos ya se sienten inseguros en el estudio preventivo de un paciente sin síntomas o en el manejo integral de un ser humano, y mejor se abstienen de atender pacientes con síntomas propios de la medicina interna general, sintiéndose cómodos solamente con el estudio y tratamiento de algunas enfermedades.

Antes de la Ley 100/93, los servicios de medicina interna eran los encargados de ver a todos pacientes adultos no quirúrgicos tanto hospitalizados como en la consulta externa en los hospitales de tercer nivel, lo cual en la actualidad no se da. La medicina interna poco a poco ha venido cediendo sus campos de acción. Durante estos últimos años hemos encontrado que la consulta externa de medicina interna en algunas empresas prestadoras de salud (EPS) la están haciendo especialistas en Medicina Familiar. En las instituciones prestadoras de salud (IPS) los servicios de hospitalización no siempre tienen un médico internista hospitalario encargado de todos los pacientes hospitalizados en los pisos. Los servicios de urgencias tienen médicos especialistas en Medicina de Urgencias, cuyas competencias son diferentes a las de los internistas.

Las unidades de dolor, medicina paliativa, medicina preventiva deberían siempre contar con un internista de apoyo. Reconocemos que en algunas regiones del país existe una importante escasez de médicos internistas y además preferencia de los mismos por trabajar en unidades de cuidado crítico, donde la remuneración económica es mayor que en los servicios de consulta externa y hospitalización.

Nota: En clínicas importantes de EPS, los médicos hospitalarios (hospitalistas) no son internistas sino médicos generales. De acuerdo al caso sin embargo, pueden solicitar interconsultas con un especialista en medicina interna. La situación del internista generalista varia de acuerdo a la disponibilidad de subespecialistas en la institución o en la ciudad donde se trabaja.

Porque los mismos pacientes han aprendido a solicitar el servicio del subespecialista, suponiendo como es lógico, que este tiene mas experiencia y conocimiento de las enfermedades de su especialidad. Además se esta viendo que -debido al déficit de especialistas y subespecialistas- se hará necesario reducir el numero de anos dedicados al entrenamiento en la medicina interna e incluso el de la subespecialidad. En épocas pretéritas, el medico hacia su internado en medicina interna o rotatorio, 24 meses de medicina interna general con rotaciones, y 12 meses de la especialidad propiamente dicha. En los Estados Unidos, los internados se hacen en medicina interna, equivaliendo a un R1. Algunos subespecialistas en Colombia han hecho varios años en la subespecialidad, pero no se les certifica porque las normas en Colombia son diferentes a otras partes.

Londoño Palacio Natalia, Esguerra Gutiérrez Roberto. Evolución de la medicina interna en Colombia. Acta Med Colomb [revista en la Internet]. 2014 Oct [citado 2015 Mayo 01] ; 39( 4 ): 393-396. Disponible en: http://www.scielo.org.co

Vistas Totales 510 

+ posts

Órgano consultor del Gobierno Nacional en temas de educación médica y salud del pueblo colombiano.