Visitas: 71

Por el académico Luis María Murillo Sarmiento

Ocaña ha escrito importantes páginas de la historia de Colombia y ha sido cuna de renombrados e ilustres personajes. La Convención de Ocaña, las Ibáñez, José Eusebio Caro, Luis Tablanca son solo algunos de los nombres por los que ese rincón de la patria retorna a la memoria.

Ocaña ha sido una ciudad culta, afirma en Historia de la literatura en la región de Ocaña siglos XVIII a XXI Luis Eduardo Paéz García, miembro de la Academia Colombiana de Historia y de la Academia de Historia de Ocaña, y quien probablemente más ha escrito sobre la literatura de su patria chica. Y lo ha corroborado mi indagación en busca de tertulias, en la que he encontrado muchos escritores ocañeros importantes y otros tantos que, aunque no nacidos en Ocaña, encontraron en ella la inspiración, el buen vivir y hasta el buen morir, porque en Ocaña dejaron sus cenizas.

El Liceo de Hacarí y la Sociedad del Propio Esfuerzo

Siguiendo el rastro a Los Felibres, que parecía la más antigua tertulia ocañera, di con Luis Eduardo Páez García, y gracias a él, con el Liceo de Hacarí, tertulia cuatro décadas anterior a ese grupo literario, y esta sí, la más remota, al menos en la vida republicana. El cuadro anexo es de los Felibres franceses.

Surgió el Liceo de Hacarí el 4 de marzo de 1860, y estuvo conformado por importantes ocañeros: Lubín Lobo Barbosa, poeta, periodista y educador; José Domingo Jácome Monroy, periodista y poeta, nacido en Magangué y ocañero por adopción; Margario Quintero Jácome, medico, cuentista y filántropo; Eustoquio Quintero Rueda, poeta historiador e historiógrafo; Alcibíades Lemus y el poeta Daniel Cardona, vate devoto y melancólico que falleció de lepra.

Diversas publicaciones como el periódico Hacarí, La Voz de Ocaña, La Nueva Era y la Revista Mercantil difundieron la producción del grupo.

Años después, a finales del siglo XIX, agosto de 1896, Ocaña vio nacer otra tertulia literaria, la Sociedad del Propio Esfuerzo, que tuvo entre sus fundadores al abogado, historiador, educador y periodista  autor de Noticias históricas de la ciudad y provincia de Ocaña, Justiniano J. Paéz, y entre sus miembros, no sé si fundadores, a Manuel Benjamín Pacheco Carvajalino, promotor del teatro en Ocaña; Justiniano Quintero, quien quizá sea más bien el general Guillermo Quintero Calderón, autor de Apuntes históricos de la antigua provincia de Ocaña; Obdulio J. Rivera, escritor fundador del periódico El Álbum; Ramón Anaya y Rubio, vicario de Ocaña; Elisa A. Barrera Marulanda, poetisa autora de Los versos de Celia -su seudónimo-, el poeta Juan Barbosa Amaya y Delfín Jácome. En su mayoría, si no nacieron si murieron en Ocaña. Justiniano J. Páez, nació y murió en la ciudad. Obdulio Rivera, Elisa Barrera, monseñor Anaya y Juan Barbosa fallecieron en Ocaña.

Los miembros de la Sociedad del Propio Esfuerzo también tuvieron un órgano de difusión, El Horizonte, periódico fundado el mismo año en que surgió el grupo literario.

Los Felibres

Tras los desastres de la guerra de los Mil Días el país comenzó a recuperarse, y surgieron entre las manifestaciones de esa recuperación las actividades literarias. Una de ellas, Los Felibres, se constituyeron en un hito en la literatura de Ocaña: escritores, intelectuales y políticos liberales -uno conservador-, se convirtieron en lo más selecto de sus letras.

Los Felibres fueron tres, al decir de un poema de uno de sus integrantes. Pero fueron más que tres los que conformaron el grupo literario. Empero, fueron los tres más mencionados los que adoptaron el nombre de un movimiento regionalista y modernista de mediados del siglo XIX. El movimiento literario francés Los Felibre se extendió por el mundo y sus obras, navegando por el río Magdalena, un día llegaron a Ocaña.

Aquellos tres, Euquerio Amaya Rojas, Enrique Pardo Farelo y Santiago Rizo Rodríguez fueron políticos, poetas, cronistas, periodistas y críticos liberales dispuestos a la ruptura con la sociedad y a la persecución política -de la que fueron blanco-. Tal vez por ello el reconocimiento de sus virtudes literarias fue tardío. Amaya, Pardo y Rizo fueron opinadores arriesgados que se hicieron a un seudónimo que encubrió su nombre en tiempos de fricción política y contienda, y con el que a la larga se acrecentó su fama.

Adolfo Milanés fue el seudónimo de Euquerio Amaya Rojas, Luis Tablanca, el de Enrique Pardo Farelo, y Edmundo Velásquez, el de Santiago Rizo Rodríguez. El poema “Los tres felibres” (1916), de Edmundo Velásquez, los describe.

“Eran tres y eran púberes apenas,

los soñadores de la Ocaña lírica…

Santiago, Enrique, Euquerio. Sus cabellos

eran como románticas espigas

batidas por el viento, y ese nombre

pusieron a su tímida revista.

Pero por humildad se bautizaron

Adolfo, Edmundo, Luís, divina máscara

sentimental; y para usar la moda

que todos usan sobre tierra y agua

buscaron su apellido y se pusieron

Milanés y Velásquez y Tablanca”.

 

Los tres fundaron en 1904, como los versos lo señalan, un periódico literario, Espigas, que fue importante en la consolidación del grupo literario. Luego el vehículo de sus críticas fue Ideas, periódico fundado en 1915 por Euquerio Amaya.

Más que de la tertulia, que se dice que tenía en el taller de ebanistería del carpintero Felipe Molina su sitio de reunión, es de sus miembros de los que se consigue la mayor documentación, dada la importancia que adquirieron en el entorno literario.

Aunque los más nombrados de sus integrantes fueron Milanés, Velásquez y Tablanca, también hicieron parte del cenáculo Alejandro Prince, Carlos Molina López, Juan Manuel Barrera Marulanda, Diego Jaime, Diego Jácome, Víctor Manuel Paba, Margario Quintero Jácome, Alfredo Sánchez Fajardo, Jesús Emilio Ceballos, el venezolano Gonzalo Carnevali y Joaquín Roca Niz -el conservador de Los Felibres-.

Aunque no todos fueron ocañeros, lo fueron Euquerio Amaya Rojas, Alfredo Sánchez Fajardo, Víctor Manuel Paba, Margario Quintero, Jesús Emilio Ceballos y Carlos Molina López,

Euquerio Amaya Rojas (1882-1931), Adolfo Milanés, mejor he de decir, por su seudónimo, fue un felibre que sí nació -y también murió- en Ocaña. Fue político, periodista, liberal, nihilista, bebedor, anticlerical, ateo, y suicida excomulgado, pero escritor y poeta inspirado, el más profundo de Los Felibres se ha afirmado. Cronista de los barrios ocañeros, dejó entre sus obras Ocaña por dentro y Curvas y rectas. Santiago Rizo Rodríguez (1881-1954), conocido por sus seudónimos Edmundo Llano Velásquez y Edmundo Velásquez, nació en Nueva York, se inició en las letras en Ocaña y se radicó en Costa Rica, donde terminó sus días. Fue sobresaliente escritor de prosa y verso, y dejó entre sus obras los poemarios Psiquis y Ánforas. Enrique Pardo Farelo (1883-1965), más conocido como Luis Tablanca, nació y murió en El Carmen (Norte de Santander), pero algunos años los vivió en Ocaña. Fue político, escritor, periodista, crítico literario y cofundador de la revista Cromos. Considerado el más sobresaliente cuentista de Ocaña, fue autor de Cuentos sencillos, Cuentos fugaces, La flor de los años (poemas) y las novelas Tierra encantada y Una derrota sin batalla.

De los otros integrantes, Carlos Molina López a más de poeta fue político, orador y congresista; Alfredo Sánchez Fajardo, presbítero, prosista y poeta de métrica ortodoxa; Juan Manuel Barrera Marulanda, periodista y educador; Víctor Manuel Paba, poeta sonetista, que viajó a Bogotá y abandonó el cenáculo; Margario Quintero Jácome, médico, filántropo y cuentista, fundador de la Sociedad Caldas; Joaquín Roca Niz, empresario connotado, político conservador, senador y representante a la Cámara de Representantes. Se instaló en Barranquilla y fue socio fundador de Scadta con su hermano Carlos Daniel, y Gonzalo Carnevali, el venezolano, diplomático, político y poeta.

El periplo por la historia de Ocaña, que con el párrafo anterior concluye, es prueba de una región que ha amado la literatura y ha construido una tradición intelectual importante, que ha contado, para su fortuna, con figuras que han sabido conservar el acervo cultural de la tierra en que nacieron.

Bibliografía

  • Amaya Álvarez R. Vida y obra de Los ‘Felibres’ en Ocaña. [Video en internet]. YouTube. 25 may 2020. [Consultado 12 nov 2021]. Disponible en: https://www.youtube.com/watch?v=ycJAVLQ3knQ
  • De Roca Niz A. Los Felibres. PressReader La Opinión (Cúcuta). [Internet]. 15 abr 2018. [Consultado 12 nov 2021]. Disponible en: https://www.pressreader.com/colombia/la-opinion-imagenes/20180415/281526521641657
  • Eustoquio Quintero Rueda. [Internet]. 10 dic 2013 [Consultado 4 nov 2021]. Disponible en: https://eustoquioquinterorueda.blogspot.com/
  • Páez-García Historia de la literatura en la región de Ocaña siglos XVIII a XXI Ocaña. 2011 [Internet]. Ocaña. [Consultado 2 nov 2021]. Disponible en: http://www.mariojavierpacheco.com/wp-content/uploads/2015/07/HISTORIA-DE-LA-LITERATURA-OCANERA.pdf
  • Páez-García Los Felibres. Academia de Historia de Ocaña. 22 feb 2011 [Consultado 2 nov 2021]. Disponible en: http://academiaocana.blogspot.com/2011/02/los-felibres.html
  • Páez-Téllez GA, Páez-García Edmundo Velázquez. Personajes Ocañeros. Wiki. [Consultado 12 nov 2021]. Disponible en:  https://personajesocaneros.fandom.com/es/wiki/Edmundo_Vel%C3%A1zquez
  • Personajes destacados en la historia de Ocaña (2). Academia de Historia de Ocaña. [Internet]. 19 jun 2017. [Consultado 4 nov 2021]. Disponible en: http://academiaocana.blogspot.com/2017/06/
  • Proyecto de ley número 032 de 2018 Cámara. Gaceta del Congreso Año XXVII – Nº 564. 2 ago 2018. p. 12. [Consultado 12 nov 2021]. Disponible en: http://www.secretariasenado.gov.co/legibus/legibus/gacetas/2018/GC_0564_2018.pdf
  • Torrado DJ. ‘Los Felibres’: la representación literaria más importante que ha tenido Ocaña. Wichos Informa. 16 dic 2020. [Consultado 12 nov 2021]. Disponible en: https://www.wichosinforma.com/los-felibres-la-representacion-literaria-mas-grande-que-ha-tenido-ocana/

 

 

Loading

0 0 votes
Article Rating
LAS OPINIONES EXPRESADAS POR LOS AUTORES SON PERSONALES, SU RESPONSABILIDAD, Y NO COMPROMETEN LA INDEPENDENCIA DE LA ACADEMIA O REFLEJAN SUS POLITICAS.
Share This