Apreciados académicos, los donantes del proyecto Ventilador Unisabana-Herons aprobaron la donación de ventiladores Herons para uso
compasivo (en caso de que no haya disponiblidad de ventiladores comerciales) en hospitales que estén necesitando ventiladores durante
este pico de COVID. Este ventilador pasó satisfactoriamente los estudios preclínicos y la fase 1 de estudios clínicos, pero no ha sido
aprobado aún por el Invima para uso comercial, de manera que solo puede usarse en modo compasivo (carencia de ventiladores comerciales). Si saben de algún hospital que los esté necesitando me avisan, los autorizo a compartir mi contacto para que me llamen directamente.

Académico Luis Fernando Giraldo-Cadavid, director Científico Proyecto Ventilador Unisabana-Herons, celular: 3106083557

Acad. Andres Felipe Cardona Zorrilla: Gracias por la contribución Dr. Giraldo, es el momento del altruismo vital. Contesta el doctor Giraldo
al Dr. Cardona, ojalá podamos contribuir en algo para evitar que haya gente que muera por carencia de ventiladores Andres Felipe Cardona: Con absoluta certeza, ha sido una profunda labor, desde el ámbito académico, innovador y, sin duda con humanidad

HISTORIA Y EVOLUCIÓN DEL VENTILADOR HETRONS

Lo que empezó con una pregunta de cómo se podría ayudar con una solución simple a todos los enfermos críticos por coronavirus, terminó convirtiéndose en un proyecto para el apoyo de la crísis sanitaria que vive el país y el mundo en la actualidad.

El ventilador diseñado por la Universidad de La Sabana se prepara para su fabricación en serie. Esto es posible luego de superar con éxito las pruebas realizadas por un equipo de anestesiólogos, intensivistas y neumólogos, en el laboratorio de simulación de la Facultad de Medicina de la Universidad de La Sabana, así como en las instalaciones del Instituto de Simulación Médica (Insimed) donde se realizaron pruebas con biomodelos. Este dispositivo está diseñado con elementos nacionales y extranjeros de bajo costo y fácil consecución, y puede alimentarse por cilindros de oxígeno o conectado a las tuberías de gases hospitalarios. Funciona con corriente eléctrica y tiene una batería de respaldo en caso de interrupción de energía, y cuenta con sistemas de seguridad y alarma que evitan que se excedan las presiones tolerables por el ser humano. Ya se han adelantado todos los trámites y cumplidos todos los requisitos ante el Instituto Nacional de Vigilancia de Medicamentos y Alimentos (Invima), y en este momento el equipo se encuentra en proceso de alistamiento para su fabricación en serie.

“Desde la parte científica, llevamos varias semanas preparándonos para atender esta contingencia, buscando la mejor evidencia en guías de manejo, protocolos de bioseguridad acordes con pautas internacionales, normatividad, adecuación de la infraestructura, logística en insumos hospitalarios, medicamentos, formación de personas, etc. Además, la Clínica como institución acreditada a nivel nacional, cuenta con todo el recurso humano idóneo para enfrentar esta dificil situación. Tenemos disponibles equipos de ventilación mecánica, monitorización acorde con nuestra capacidad instalada, un soporte de imágenes diagnósticas y laboratorio clínico adecuado para el diagnóstico oportuno”, sostiene el doctor Juan Guillermo Ortiz, director General de la Clínica Universidad de La Sabana.

El reto

Durante el último año, el mundo ha enfrentado la peor crisis sanitaria de los últimos tiempos; el COVID-19 se ha propagado por el planeta de forma rápida y ha llevado al límite la capacidad de atención de todos los sistemas de salud del mundo. Esta pandemia no ha sido ajena a la realidad colombiana, donde se espera un incremento
acelerado en el número de casos de pacientes infectados con COVID-19 y un porcentaje de estos llegará a un estado crítico, requiriendo de ventilación asistida, lo cual se ha convertido en un factor determinante a la hora de contribuir a salvar sus vidas.

 

 

La solución 

Se desarrolló un ventilador mecánico invasivo, con todas las funcionalidades requeridas para atender un paciente con compromiso respiratorio severo, el cual permite la atención de pacientes afectados por el COVID-19.

Nuestra solución incluye ventilación controlada por volumen, permite administrar PEEP (positive end expiratory pressure – presión positiva al final de la expiración), regula la frecuencia respiratoria, la concentración de oxígeno, la relación de tiempos entre la inspiración y la espiración, usa filtros de aire convencionales (para proteger frente a partículas y microorganismos, incluidos los virus), y cuenta con una interfaz gráfica para el monitoreo de presiones y volúmenes, así como alarmas y sistemas de seguridad para no exceder las presiones tolerables por el ser humano.

Basado en estándares: ISO 10651, IEC 60601, ISO 80601, AAMI TIR69, ANSI/IEEE C63.27, ISO 10993, ISO 18562, ISO 14971.

Avances 

Conozca los avances y las etapas del diseño, las pruebas y la producción de los ventiladores Unisabana Herons.


Vistas Totales 586 

+ posts

Internista-Endocrinólogo. Miembro de Número de la Academia Nacional de Medicina, Fellow del American College of Physicians y Miembro Honorario de la Asociación Colombiana de Endocrinología, Diabetes y Metabolismo. Editor Emérito de la Revista MEDICINA. Editor de Noticias, portal de la Academia www.anmdecolombia.org.co