ESTRAGOS SOCIOECONÓMICOS DE UN PENSAMIENTO FILOSÓFICO DE SALUD PÚBLICA POR EL VIRUS COVID-19.

Ante una economía cada vez más interdependiente, el brote de una enfermedad infecciosa, frente a realidades disimiles, se convierte ello en una situación alarmante y de emergencia sanitaria para el mundo entero. Los seres humanos, como agentes activos, disponemos de opciones de control ante los efectos relacionados con la salud, interviniéndose de manera efectiva a través de medidas proactivas y preventivas, incluyéndose una comprensión más amena de los efectos de salud compuestos específicamente por la enfermedad, además de la retribución prudente de las tecnologías y los recursos para el fomento de estilos de vida saludables y de generación de conciencia pública.

Para con la actual globalización, muchas de las consecuencias políticas y económicas están estrechamente relacionadas con la posibilidad y aparición de enfermedades infecciosas. Las elevadas tasas de crecimiento poblacional, la mala educación frente a temas de sanidad, los desplazamientos humanos sin control de vacunas, la incontrolable explotación de los recursos naturales y las vastas inestabilidades sociales, y aumento de contaminantes, brindan infinitas caras de la globalización que conllevan a la creación de las muchas condiciones que permiten el surgimiento de los agentes infecciosos. A su vez aumentan la posibilidad estos factores de aumentar la transmisión rápida de los mismos.

Las causantes más importantes de esta desequilibrada evolución, proceden de las diferencias económicas, siendo las personas de más bajos recursos los que pueden tener repercusiones de mayor impacto, pero a su vez causando un desorden que lleve a la comunidad a alterar a las esferas más altas ante una pandemia, porque los recursos se desviarían, teniendo afectaciones bilaterales.

Ver Documento – Virus COVID-19 y economia

Vistas Totales 29 

+ posts

Órgano consultor del Gobierno Nacional en temas de educación médica y salud del pueblo colombiano.