Una de las más fuertes verdades es que la vacuna protege de la severa modalidad de la Covid-19. Es la ruleta inmunológica: 10 de cada 100 pacientes contagiados requieren hospitalización.  Si se ingresa a UCI, el riesgo de muerte es del 50%. Entendamos, el esquema de vacunación debe ser completo.

Uno de los ejemplos de la pseudociencia lo viví con los pacientes parapléjicos. Su familia desesperada, tratando que caminaran nuevamente, no escatimaron recursos para que esta “promesa de la pseudociencia” ocurriera. Que más anhelaba como médico que estos colombianos jóvenes volvieran a caminar. Regresaban del exterior frustrados y arruinados. Aun duele el rancho de palma vendido en Lorica por las piernas. Resume las características de la pseudociencia: confunden al público. No sigue el método científico, sus resultados no son repetibles, y les encanta el espejito mágico de sus publicaciones. Generan falsas verdades y creencias. Construyen mitos. Con las vacunas no podemos permitir que ante esta pandemia social se obstaculice su implementación con “nuevos dogmas”.

 

“Para que si no protege definitivamente”

Falso. Una de las más fuertes verdades es que la vacuna protege de la severa modalidad de la Covid-19. Es la ruleta inmunológica: 10 de cada 100 pacientes contagiados requieren hospitalización.  Si se ingresa a UCI, el riesgo de muerte es del 50%. Entendamos, el esquema de vacunación debe ser completo. La razón del refuerzo: una sola dosis protege 52.4% y ésta se aumenta hasta el 95% si se hace todo el ciclo. Uno de los ejemplos del valor de la vacuna como intervención en salud pública, es el control de enfermedades infecciosas y en mi área la poliomielitis. En 35 años de práctica no he visto un solo caso. Enfermedad que se considera erradicada en un 99% pero, tristemente, he evaluado muchos pacientes valientes con las secuelas que ella dejó.

 

“Y si después de vacunarme me da Covid-19”

Falso. Lo que se utiliza son genes o proteínas del virus para provocar reacción inmunitaria. Producen síntomas leves, pero no la enfermedad. Si ya la tuvo debe vacunarse pues no sabemos a ciencia cierta cuando dura la inmunidad de la COVID-19. Estudios sugieren que alcanza hasta los 8 meses. Estamos en el compromiso colectivo de seguir con los protocolos sanitarios y las normas de bioseguridad: vacunación no se puede confundir con protección inmediata. El país no resiste que se repita la alta mortalidad de la segunda ola que estamos viviendo. El pare es la vacuna. Esto es -Dios quiera-, de mediano plazo. Los efectos del confinamiento de este fin de semana mostraran los resultados en 15 días y por eso mientras iniciamos la vacunación hay que cumplir religiosamente sus normas: no debemos aflojar. La semana que paso: un viacrucis.

 

“Todo esto es un misterio”

Falso. Somos una aldea. Podemos conocer todo sobre las vacunas, no hay confidencialidad o secretos sobre los estudios. Lograr inmunidad de rebaño, 70%-90% de la población protegida, es la única forma de controlar el contagio y volver a la nueva normalidad. La narrativa de vida del 2021 debe incorporarla y los tabús de asociación con nuevas enfermedades, reacciones adversas, y dudas sobre su eficacia deben despejarse. La verdad es el gran exorcista.

Diptongo: Tengo plena confianza en el esquema de vacunación propuesto por el gobierno. Pero no es un dogma que debamos aceptar como absoluto. La insuficiencia de ultracongeladores van atrasar su inicio. Ampliar hacia otras sin este requerimiento. No comparto que los segundos en línea sean los ancianos. A ellos los podemos seguir cuidando si protegemos a quienes sustentan los abuelos. La vacuna debe llevar también una dosis de economía.

 

_________________

El doctor Remberto Burgos de la Espriella ha sido Presidente de la Asociación Colombiana de Neurocirugía, Presidente Honorario de la Federación Latinoamericana de Neurocirugía y Miembro de Número de la Academia Nacional de Medicina de Colombia.

Fuente Original: https://www.elheraldo.co/columnas-de-opinion/remberto-burgos/creer-en-la-ciencia-789630

Vistas Totales 1,133 

+ posts

Órgano consultor del Gobierno Nacional en temas de educación médica y salud del pueblo colombiano.