El glaucoma es un grupo de afecciones oculares que dañan el nervio óptico. El daño a menudo se produce por una presión en el ojo más alta de lo normal.

Es una de las principales causas de ceguera para personas mayores de 60 años y aunque puede presentarse a cualquier edad, es más común en adultos mayores. Existen muchas formas de glaucoma y en algunas el efecto es gradual, así que no presenta signos de advertencia hasta que ya se encuentra en una etapa avanzada.

Debido a que no se puede recuperar la pérdida de vista debido al glaucoma, es imperativo la realización de exámenes oculares periódicos que incluyan mediciones de la presión ocular, para realizar un diagnóstico temprano y un tratamiento adecuado.  Si se detecta el glaucoma en una etapa temprana, la pérdida de la vista se puede retardar o prevenir.

 

Glaucoma de ángulo abierto

Es la forma más común de la enfermedad. La presión ocular aumente gradualmente. Esta presión daña el nervio óptico. Sucede tan lentamente que se puede perder la visión incluso antes de que sea consciente de que hay un problema.

Síntomas
  • Puntos ciegos irregulares en la visión lateral (periférica) o central, que ocurren con frecuencia en ambos ojos.
  • Visión de túnel en las etapas avanzadas

 

Glaucoma agudo de ángulo cerrado

Ocurre cuando el iris sobresale hacia adelante para estrechar o bloquear el ángulo de drenaje formado por la córnea y el iris. Como resultado, el líquido no puede circular por el ojo y la presión aumenta. Algunas personas tienen ángulos de drenaje estrechos, lo que las pone en mayor riesgo de glaucoma de ángulo cerrado. Puede ocurrir repentinamente (glaucoma agudo de ángulo cerrado) o gradualmente (glaucoma crónico de ángulo cerrado). El glaucoma agudo de ángulo cerrado es una emergencia médica.

Síntomas
  • Dolor de cabeza intenso
  • Dolor ocular
  • Náuseas y vómitos
  • Visión borrosa
  • Halos alrededor de las luces
  • Enrojecimiento de los ojos

 

Glaucoma de tensión normal

El nervio óptico se daña a pesar de que la presión del ojo se encuentra dentro del rango normal. Nadie conoce la causa exacta. Puede deberse a  un nervio óptico sensible o que llegue menos sangre al nervio óptico. Esta circulación sanguínea limitada podría ser producto de la aterosclerosis, la acumulación de depósitos de grasa (placa) en las arterias, u otras afecciones que dificultan la circulación.

 

El glaucoma en los niños

Es posible que los bebés o los niños sufran glaucoma. Puede ser congénito o presentarse durante los primeros años de vida. El daño del nervio óptico puede producirse por obstrucciones en los drenajes o por un trastorno médico no diagnosticado.

 

Factores de riesgo

 

  • Tener presión interna ocular alta (presión intraocular)
  • Tener más de 60 años
  • Ser afroamericano, asiático o hispano
  • Tener antecedentes familiares de glaucoma
  • Tener determinadas enfermedades, como diabetes, una enfermedad cardíaca, presión arterial alta o anemia drepanocítica
  • Tener córneas delgadas en el centro
  • Tener miopía o hipermetropía extremas
  • Haber tenido una lesión en el ojo o ciertos tipos de cirugía ocular
  • Tomar corticoesteroides, especialmente gotas oftálmicas, durante un largo tiempo

 

Si no se trata, el glaucoma causará ceguera a largo plazo. Incluso con tratamiento, aproximadamente el 15 % de las personas con glaucoma se quedan ciegas de al menos un ojo dentro del período de 20 años, por lo que es importante: realizarse con regularidad un examen completo del ojo puede ayudar a detectar el glaucoma en una etapa temprana y conocer los antecedentes médicos oculares de su familia. Las lesiones graves en los ojos pueden causar glaucoma, así que la protección cuando se realizan trabajos o deportes que puedan impactar los ojos es indispensable.

12 de Marzo. Día Mundial Contra el Glaucoma

Fuente: Mayo Clinic 

Vistas Totales 1,321 

+ posts

Órgano consultor del Gobierno Nacional en temas de educación médica y salud del pueblo colombiano.