La Asociación Médica Mundial, en el año 2003 durante su Asamblea General N° 54, designó el 18 de Septiembre (mismo día de su fundación), como el Día Mundial de la Ética Médica, con el fin de resaltar los principios éticos que rigen la profesión médica, basado en el trato respetuoso a los pacientes, la calidad de la atención y la confidencialidad por parte del personal médico.

Los médicos tienen el deber fundamental de servir a la humanidad, mediante la atención a pacientes, sin discriminación por: raza, sexo, edad, religión, género, nacionalidad u origen, clase social, afiliación política, condición económica, situación legal o estado de salud. Además deben garantizar la privacidad de los datos e información personal suministrados por el paciente en la elaboración de historias médicas y evaluación clínica.

 

Historia

La Asociación fue fundada el 18 de septiembre de 1947, un mes después del juicio por crímenes de guerra a los médicos alemanes en Nuremberg. Después de las experiencias de la Segunda Guerra Mundial, representantes de la profesión médica decidieron que era necesario establecer una nueva organización médica internacional para abordar la ética médica y cooperar a nivel mundial. Fue fundada con 27 países y realizó su primera Asamblea General anual en París, en el año 1947, hoy cuenta con más de 100 asociaciones médicas nacionales, miembros constituyentes de todo el mundo.

Esta organización estableció una serie de normas éticas que han sido incluidas en regulaciones, legislaciones y tratados internacionales de todo el mundo.

 

¿Qué es la Ética Médica?

Se podría definir como un sistema de principios éticos y morales, que rigen la práctica de la medicina clínica y la investigación científica, a fin de normar la actividad médica, procurando una correcta actuación de los profesionales de la salud en relación a los pacientes que tratan.

Los antecedentes de la ética médica se remontan a la Grecia antigua con Hipócrates, considerado el fundador de la medicina. Fue un médico que basó su práctica en la observación y el estudio del cuerpo humano, mediante una serie de principios conocidos como «ética hipocrática», los cuales consideraban que la salud constituye el ajustamiento físico, psíquico y moral al orden corporal: «No llevar otro propósito que el bien y la salud de los enfermos». De allí que los médicos se comprometen a adherirse al juramento hipocrático hasta el día de hoy. En la actualidad la medicina se basa en un Código Deontológico o Reglamento Ético o Código Internacional de Ética Médica que rige a los profesionales de la medicina. Los fundamentos éticos se recogen en el código internacional de ética médica.

Pero la ética médica ha sufrido variaciones, conforme avanza la Ciencia y cambia la sociedad. Prácticas ejercidas en el pasado que eran consideradas adecuadas hoy serían consideradas inaceptables.

Por ejemplo, en la primera mitad del siglo XX la lobotomía eran considerada una práctica común para tratar la depresión y la esquizofrenia, una operación en la que los médicos cortaban conexiones en el cerebro desde y hacia el lóbulo prefrontal del cerebro (leucotomía). Muchos pacientes morían durante el procedimiento, otros sufrieron cambios irreversibles en su personalidad  y funcionamiento social y aún así, el neurólogo Egas Moniz, uno de sus precursores en humanos, recibió el Premio Nobel en 1949.

A medida que transcurría el siglo XX se comenzó a considerar a los pacientes como sujetos morales con derechos y no simples objetos de investigación. Y fue así como a principios de los años setenta se hizo un replanteamiento acerca de la ética médica, la cual no debería  basarse únicamente en reglas de conducta, dando paso al surgimiento de la Bioética.

La bioética es una rama de la ética orientada a promover los principios para la conducta más apropiada del ser humano con respecto a la vida humana  y al resto de seres vivos. No se limita sólo al ámbito médico, abarca también aspectos relacionados con el medio ambiente y el trato adecuado a los animales. Hoy en día la experimentación con animales, muy común en las investigaciones, es más vigilada y evitada si es posible.

¿Que traerá el futuro en lo relacionado con la ética médica?, aún no lo sabemos pero se puede prever, de acuerdo a como avanza la ciencia de la mano de la tecnología. Las simulaciones por computador son cada vez más comunes y tal vez incluso se pueda prescindir de los ensayos clínicos en humanos en un futuro lejano, o no tan lejano. El tiempo lo dirá.

Vistas Totales 607 

+ posts

Órgano consultor del Gobierno Nacional en temas de educación médica y salud del pueblo colombiano.

Pin It on Pinterest