El académico David Vásquez Awad, ginecólogo, epidemiólogo, gran conocedor ademàs de la endocrinología femenina y actual secretario de la Academia Nacional de Medicina anunció el lanzamiento del libro escrito con el especialista español Santiago Palacios, titulado ANTICONCEPCIÒN HORMONAL. El académico Vásquez Awad es reconocido internacionalmente por su producción sobre estos temas, y al respecto transcribimos algunos párrafos de un artículo escrito por ambos autores en la revista MEDICINA de la Academia. Dicho artículo se tituló: Anticonceptivos orales combinados (AOC) Guías Latinomericanas. http://revistamedicina.net/ojsanm/index.php/Medicina/article/view/105-4/139

                                                                                   
Se han visto avances en el desarrollo de nuevos AOC incluyendo la disminución de la dosis de estrógenos y la introducción de nuevas progestinas; últimamente han salido al mercado los AOC con estrógeno natural, estradiol, y en cuanto a las progestinas, su uso se enfoca al logro de efectos benéficos no contraceptivos específicamente en piel, cabello, peso corporal y síntomas relacionados al período menstrual. También se han introducido píldoras de solo progestinas, inyectables de solo progestinas y combinados, implantes subdérmicos de progestinas y de largo plazo, parches transdérmicos combinados, anillos vaginales y dispositivos intrauterinos liberadores de levonorgestrel.

El uso de AOC en países desarrollados está por encima del 50% entre los métocos anticonceptivos. En América Latina en el mejor de los casos, no supera el 20%; en Bogotá, Colombia, área urbana, su uso es de apenas del 6%.

Por otra parte, la anticoncepción se ha convertido en una necesidad y un derecho para las mujeres y corresponde a los equipos de salud responder a esa situación con conocimientos técnicos actualizados, oportunos y objetivos. En el momento actual, los AOC son -después de los analgésicos- los fármacos más utilizados y más formulados en el mundo y en Latinoamérica. Valga la salvedad ya que en Latinoamérica, más del 50% de los AOC son consumidos sin que medie una prescripción médica, es decir, autoformulados o recomendados por personas que carecen del sustento técnico para ello.

Corresponde al cuerpo médico informar, asesorar, controlar y hacer seguimiento a su uso ya que constituyen el método reversible más eficaz, más seguro y mejor tolerado y, además, existe evidencia creciente y abundante, respecto a los efectos benéficos no contraceptivos que, dependiendo principalmente de la progestina usada, confieren a los AOC lugar preponderante en el arsenal terapéutico no solo para el ginecólogo y el médico general y familiar sino para otros especialistas, vg. endocrinólogos, internistas y dermatólogos, por mencionar solo algunos. Así mismo, es primordial, a la par de asesorar e informar sobre su uso, velar por que vaya de la mano con la evaluación médica y un seguimiento adecuado y elegir el mejor AOC, pues existen diferencias importantes entre ellos que implican un conocimiento de las progestinas que los componen para, así, ofrecer no solo anticoncepción sino efectos benéficos adicionales o, por el contrario, evitar en lo posible efectos adversos. Los AOC están compuestos de un estrógeno (etinilestradiol o 17 beta estradiol) y una progestina.

 

 

Vistas Totales 474 

+ posts

Internista-Endocrinólogo. Miembro de Número de la Academia Nacional de Medicina, Fellow del American College of Physicians y Miembro Honorario de la Asociación Colombiana de Endocrinología, Diabetes y Metabolismo. Editor Emérito de la Revista MEDICINA. Editor de Noticias, portal de la Academia www.anmdecolombia.org.co