Por el Académico Ing. Jorge Reynolds Pombo

Hace tres décadas en la Fundación Santa Fe, me encontré con el Académico Efraim Otero Ruiz quien me dijo: “Sabes que hay una cosa muy interesante, nueva, que es el manejo de los elementos prácticamente hasta ahora imposibles de identificar, lo cual será una revolución completa no solamente en el campo de la medicina sino en el de la industria”. Posteriormente tuve dos reuniones con él sobre este tema y ahí comencé a enterarme de qué era la nanotecnología: una ciencia nueva, una ciencia que verdaderamente era prometedora pero que hace 30 años era ciencia ficción.

Algo que nos da idea del tamaño al cual nos referimos: una millonésima parte de un metro y, ahí estamos entrando hasta encontrar elementos más pequeños que las células. Hoy en día ya estamos en un mundo gigantesco en comparación de lo que hoy día se puede entrar a conocer y el futuro que tiene en todas las disciplinas y en todo lo que tenga que ver con nuestro planeta.

Comenzamos a pensar en el nanotubo hecho de carbono siendo la base, en muchos casos, de la nanotecnología. El carbono es el elemento más duro que ha podido hacer el hombre. Tiene una gran flexibilidad y condiciones para ser aplicado en las estructuras de materiales. Pensemos en lo que se puede hacer al tamaño de una millonésima de metro, que es cien mil veces más pequeño que el grueso de un cabello rubio.

VER Estado-Arte-Nanotecnologia

Vistas Totales 465 

+ posts

Órgano consultor del Gobierno Nacional en temas de educación médica y salud del pueblo colombiano.