Las pandemias son los principales marcos nacionales de gestión de riesgos en muchos países. Las enfermedades infecciosas emergentes están marcadas como motivo de gran preocupación. La realidad es generalmente más perturbadora, puesto que los gobiernos nacionales y las agencias supranacionales equilibran la seguridad sanitaria, los imperativos económicos y sociales con la inteligencia imperfecta y en evolución.

Se sabe que las políticas de acción han logrado un progreso considerable desde la epidemia del ébola en África occidental en pasados años, pero los sistemas de salud en todo el mundo todavía están poco preparados para brotes significativos de otras
enfermedades infecciosas emergentes, en tal caso el nuevo coronavirus 2019. Fue nombrado como 2019-nCoV por la Organización Mundial de la Salud (OMS); lo que sí es resaltable es que gran parte de los coronavirus producen enfermedades leves a moderadas, como el resfrío común.

El nuevo coronavirus 2019 (2019-nCoV; coronavirus 2 del síndrome respiratorio agudo severo (SARS-CoV-2)) o para el mundo hoy referida como “enfermedad por coronavirus 2019 (COVID-19)”, se ha extendido rápidamente desde su reciente
identificación en pacientes con neumonía grave en Wuhan, China. En el impacto económico mundial, no es una excepción. La enfermedad, una epidemia que se convierte en una pandemia mundial, surgió en un centro de fabricación y transporte
densamente poblado en el centro de China y desde entonces se ha extendido a otros países y regiones a partir del 20 de febrero de 2020.

A diferencia de la emergencia del ébola en África occidental que se presentó en el año 2013-2016, siendo más mortal pero menos contagiosa, posiblemente más aislada y eventualmente contenida en parte por los países más ricos que ponen dinero en África, la cosa cambia cuando se habla del 2019-nCoV, el cual afecta economías más grandes e interdependientes con dilemas de gestión.

Si no sabes cómo afecta la economía sin tocar el área de producción o manejo de servicios al tener personas en casa, solo piensa en el factor que surge y es la erosión de la confianza dentro y también entre países, afectando el liderazgo nacional bajo la presión de los crecientes inconformidades, disturbios, y necesidades sociales no satisfechas, llevando a las confrontaciones económicas en regiones micro y macro, sin dejar de lado las complicaciones que se reflejaran a largo plazo entre las principales potencias.

Ver documento completo – Economía resiliente – Virus Covid-19

Vistas Totales 37 

+ posts

Órgano consultor del Gobierno Nacional en temas de educación médica y salud del pueblo colombiano.