Visitas: 17

Charla del Académico Pablo Rosselli Cock y el Dr. Felipe Gómez Jaramillo sobre el libro “Jaime Mejía Mejía (1861-1953). Historias de una vida y una región”, organizado por la Comisión de Historia y Humanidades de la Academia Nacional de Medicina 

El Dr. Jaime Mejía Mejía, vivió entre la segunda mitad del siglo XIX y la primera mitad del siglo XX. Nació en zona rural cerca de Salamina, en ese momento parte de Antioquia. Su familia se trasladó a Salamina, un pueblo pequeño y culto que albergaba a poetas, escritores, académicos, médicos y que pese a su tamaño contaba con 5 periódicos. En ese momento de la historia, Colombia se llamaba la República de la Nueva Granada, tenía cinco millones de habitantes, una baja tasa de alfabetización, infraestructura limitada, esperanza de vida en 37 años y una historia de guerras. Siete guerras en 100 años de vida republicana narraban el Dr. Mejía en su libro.  

El Dr. Mejía, nació en un entorno campesino, con un padre autodidacta que aprendió a leer por sí mismo, en un hogar con nueve hijos. Su familia experimentó dificultades durante las numerosas guerras de Colombia ocurridas entre finales del siglo XIX y principios del XX. El padre de Jaime, Juan María Mejía, era un hombre estricto y liberal que tuvo que huir repetidamente para escapar de los conflictos.

Anota el Dr. Roselli que durante su vida profesional el Dr. Mejía ejerció en Pereira y se convirtió en pionero de la cirugía con procedimientos arriesgados e innovadores para la época, como una traqueostomía en un menor de edad, o el uso de la guadua en fracturas. Fue un visionario que pudo ver la magnitud de prácticas médicas que hoy en día parecen cotidianas como la importancia de la actividad física, el lavado de manos, la antisepsia, la prevención temprana en la salud, la importancia de caminar y dejar de fumar. Se le atribuye también la introducción del concepto de asepsia y antisepsia en la medicina, especialmente en las zonas rurales que nunca dejó de visitar. 

También fue periodista y escritor, incursionó en la política como Diputado y Representante al congreso. Fue premiado dos veces en el concurso de patología anatómica de la Academia Nacional de Medicina de Colombia, fue Miembro de la Academia de Medicina de Antioquia e incluso puso a prueba sus dotes literarias en los Juegos Florales de Salamina donde fue premiado. 

La primera edición del libro fue publicada en 1960, señala el Dr. Felipe Gómez Jaramillo, bisnieto del Dr. Mejía Mejía, como un homenaje a su vida y editado a partir de la recopilación de sus apuntes hecha probablemente por su hijo Gustavo Mejía Jaramillo, poeta y escritor. 

El libro, contiene valiosas anécdotas en la vida del Dr. Mejía, incluida su primera experiencia con la medicina a causa de su afición -o necesidad- por comer tierra, trastorno conocido como Geofagia, presumiblemente relacionado con un déficit de minerales en el organismo y que le había causado una anemia severa. Mejía, quien tendría alrededor de 7 años, llegó al consultorio del Dr. Manuel Uribe Ángel, que le dijo seriamente que podía morir si perpetuaba este comportamiento causando en el niño una gran impresión y su primera lección de medicina. 

La permanente movilidad de su familia escapando de las guerras, ocasionó que Jaime pudiera asistir a la escuela sólo hasta los 13 años, estudios que efectuó con muchas dificultades e interrupciones. 

Posteriormente, su padre reconociendo el valor de la educación por encima de la riqueza, lo envía a estudiar a la Universidad de Antioquia a los 18 años. En la Universidad se reencuentra con el Dr. Manuel Uribe Ángel quien se convierte en su profesor y mentor por 3 años hasta que estalla una nueva guerra que lo obliga a regresar a Salamina y esconderse.  

Su padre interviene nuevamente, vendiendo unos terrenos para enviarlo a completar su educación en Bogotá. Emprende un arduo viaje de 7 días en mula a la capital, ingresa a la Universidad Nacional donde se encontró con destacados médicos colombianos como Josué Gómez, el Dr. Lombana Barreneche y el Dr. Juan Evangelista Manrique, figura importante de la medicina colombiana. En Bogotá, le impresiona su magnitud y el ambiente ceremonioso de gente vestida de traje oscuro, allí vivió sus inicios en la práctica médica con una serie de anécdotas históricas registradas en su libro. 

El libro del Dr. Mejía, está dividido en cuatro partes con historias médicas de una vida y una región, algunos relatos de episodios regionales, estudios breves y poesía. El Académico Pablo Rosselli enfatiza la universalidad de la escritura de Mejía, partiendo de sus propios recuerdos y experiencias. 

Su educación esforzada rindió sus frutos, pues se convirtió en un médico reconocido, casado con Sara Jaramillo y con cuatro hijos, dos de los cuales se convierten en médicos también. Sus aportes a la medicina lo llevaron a recibir la Cruz de Boyacá de manos del presidente Eduardo Santos. 

:::::::::::::::::::::

El Dr. Roselli es médico-cirujano, ortopedista y traumatólogo de la Pontificia Universidad Javeriana, ortopedista infantil y Miembro Correspondiente de la Academia Nacional de Medicina.

El Dr. Felipe Gómez Jaramillo, médico y especialista en Urología de la Universidad del Rosario, estudios de postgrado en Chicago Children’s Hospital y el Hospital Clínic Barcelona. 

Conversatorio en

 LAS HISTORIAS MÉDICAS DE UNA VIDA Y REGIÓN EN COLOMBIAFINALES DEL SIGLO XIX Y COMIENZOS DEL SIGLO XX

Nota. Victoria Rodríguez G. Comunicaciones Academia Nacional de Medicina.

Loading

0 0 votes
Article Rating
Share This