El 17 de Julio de 1990, en Los Ángeles, California, moría el hombre que enunció la ley que mas se cumple en el mundo, la ‘Ley de Murphy’, ese día se despedía del mundo Edward Aloysius Murphy. Nació en la Colonia Estadounidense del Canal de Panamá el 11 de Enero de 1918, con el título de ingeniero aeroespacial, se enrroló en el ejército para asumir el entrenamiento de pilotos para la ‘United States Army Air Corps’, durante la guerra luchó en India, China y Birmania alcanzando el rango de Comandante.

Al final de la guerra Murphy fue contratado por el Instituto de Tecnología de las Fuerzas Aéreas de los Estados Unidos, en el centro de Investigación y Desarrollo de la Base Aérea Wright-Patterson. Murphy dirigía los experimentos de trineos de alta velocidad impulsados por cohetes y sus consecuencias en el ser humano. Cuando en 1949 la investigación sobre las consecuencias de las fuerzas G en el cuerpo humano pasaba de utilizar muñecos a voluntarios, Murphy refinó los procesos de calidad para evitar accidentes fatales. Pese a sus previsiones cuando el piloto John Paul Stapp fue lanzado en un cohete sobre rieles, los sensores electrónicos de esfuerzo en el frenado marcaron «0», Murphy revisó personalmente todo el sistema y descubrió que un operario había conectado los cables al revés.

En la siguiente reunión de trabajo Murphy expresó, «-Había solo 2 posibilidades de conectarlo, bien o mal, y pese a ser un profesional calificado lo hizo mal» y luego agregó «-No hay caso, si algo puede salir mal, lo hará seguramente», nacía la ley de Murphy. Edward se basó en esto para diseñar un procedimiento de diseño preventivo y evitar que el éxito de un proceso productivo dependa de decisiones factibles de error, ya que estos ocurrirían seguramente.

La ley se hizo pública en una conferencia de prensa dada por el propio piloto Stapp cuando declaró que le debía su vida a la aplicación del diseño preventivo de Murphy. Edward fue mas allá de su postulado inicial y siguió dictando leyes complementarias ya que sostenía que la perversión del universo no tiene límites y los torpes no descansan nunca. Murphy siguió con una brillante carrera en diseño aeroespacial siendo pieza fundamental en la fabricación de los asientos eyectores, el helicóptero Apache y los sistemas de seguridad del programa Apolo. Su ley fue ampliada por decenas de científicos e ingenieros que la aplicaron a la vida cotidiana y derivaron en la «Ley de Finagle» y el «Corolario de O’Toole», Murphy murió el 17 de Julio de 1990.

Enviado por el académico David Vásquez Awad.

Vistas Totales 328 

+ posts

Internista-Endocrinólogo. Miembro de Número de la Academia Nacional de Medicina, Fellow del American College of Physicians y Miembro Honorario de la Asociación Colombiana de Endocrinología, Diabetes y Metabolismo. Editor Emérito de la Revista MEDICINA. Editor de Noticias, portal de la Academia www.anmdecolombia.org.co