Se integra al presente documento, ítems de lectura rápida para médicos y personal de la salud vinculados a los pacientes con insuficiencia cardiaca, creando de forma transversal de las ideas claras que representan las recomendaciones ante el manejo médico.

La Facultad de Ciencias de la Salud de la Universidad del Cauca y la Fundación Cleveland Clinic con apoyo de la Academia Nacional de Medicina de Colombia aportan claramente ítems, que no pueden faltar en el entendimiento medico clínico a la hora de manejar pacientes con betabloqueantes, en especial el metoprolol.

 

Antihipertensivo, antianginoso, antiarritmico (TIPO II). Bloqueante beta-1 adrenérgico (cardioselectivos), sin actividad simpaticomimética intrínseca ni estabilizadora de membrana.

 

Se usa para la profilaxis de la migraña, tratamiento preventivo de las secuelas de infarto agudo de miocardio, trastornos cardíacos funcionales con palpitaciones. El metoprolol se indica en hipertensión arterial, angina estable crónica, taquicardia supraventricular, hipertiroidismo: como medicamento coadyuvante.

 

– ACCIÓN ANTIANGINOSA: Inhiben de forma competitiva y reversible las acciones de las catecolaminas mediadas a través de la estimulacion de los receptores beta-adrenérgico.

El aumento del tono simpático produce cardiopatía isquémica, ya que aumenta la contractilidad, la frecuencia y las demandas miocárdicas de O2 y disminuye el flujo coronario subendocárdico (la taquicardia reduce el intervalo diastólico, y el aumento de la contractilidad incrementa la compresión de los vasos coronarios subendocárdicos por el músculo cardiaco.

 

Los beta-bloqueantes disminuyen la frecuencia y la contractilidad cardiacas, la postcarga (disminuyen las resistencias vasculares periféricas) y las demandas miocárdicas de oxígeno.

 

– ACCIÓN ANTIHIPERTENSIVA: la acción antihipertensiva se debe a que reducen el gasto cardiaco (disminuyen la fuerza contráctil del miocardio, así como la frecuencia cardiaca), reducen el volumen sistólico, inhiben la secreción de renina (con la disminución consecuente de la angiotensina II), ejercen un efecto antisimpaticolítico central y estimulan la liberación del péptido natriurético atrial.

 

– ACCIÓN ANTIARRÍTMICA: Su acción antiarrítmica se debe principalmente a la inhibición de la automaticidad de las células marcapasos y a la prolongación del tiempo de conducción A-V. Disminuyen la conducción y prolongan el periodo refractario del nodo AV (tejido Ca2+- dependiente). Los beta-bloqueantes aplanan la inclinación de la fase 4 de las células automáticas disminuyendo la frecuencia sinusal y suprimiendo los marcapasos ectópicos.

La reducción de la frecuencia es tanto más marcada cuanto mayor es el tono simpático. Contrarrestan todos los efectos proarritmogénicos de las catecolaminas, que son consecuencia de un aumento de la entrada de Ca2+ a través de canales tipo L estimulada por el agonismo betaadrenérgico.

Se ha demostrado que su administración en las primeras 24 horas postinfarto de miocardio reduce la muerte súbita, el área de infarto y la incidencia de fibrilación ventricular, por lo que se les considera de elección en la prevención secundaria de la cardiopatía isquémica.

 

-ACCIÓN ANTI FALLA CARDIACA: nunca olvidar que, sin embargo, la administración de betabloqueadores en pacientes con síndrome cardiorrenal tipo 1 se evita hasta que el paciente se haya estabilizado.

Los bloqueantes beta-adrenérgicos se han usado con seguridad y eficacia en ancianos. No obstante, estos pacientes suelen ser más susceptibles a los efectos adversos de estos fármacos, especialmente dolor de cabeza, somnolencia, bradicardia, hipotensión e hipotermia, por lo que es importante individualizar la dosis en cada paciente. Los beta-bloqueantes de elección en estos pacientes suelen ser los cardioselectivos y de vida corta.

Los betabloqueadores son parte esencial del manejo de los pacientes con insuficiencia cardiaca y fibrilación auricular. En aquellos con insuficiencia cardiaca que venían recibiendo betabloqueadores y se descompensaron, si el grado de descompensación es leve (ausencia de hipoperfusión y presión arterial normal), se indica mantener esta medicación.

En los casos muy descompensados o que requieren infusiones de inotrópicos o vasopresores, se hace necesario disminuir la dosis o suspender los betabloqueadores durante la fase aguda del tratamiento.

En los pacientes con un primer episodio de insuficiencia cardiaca y fibrilación auricular, una vez que se asegure que se encuentran normovolémicos se puede considerar el inicio de betabloqueador a dosis bajas antes del alta, que se titulará de acuerdo con la respuesta clínica (2,3).

 

La amiodarona y la lidocaína están contraindicadas y los betabloqueadores son inefectivos en Taquicardia ventricular polimórfica.

 

El principal mecanismo de acción de los betabloqueantes en el hipertiroidismo es antagonizar los efectos de las catecolaminas mediados por los receptores beta. Los betabloqueantes son eficaces para tratar los síntomas hipermetabólicos en una variedad de estados de hipertiroidismo. Usados solos, ofrecen un alivio sintomático significativo.

También son adyuvantes útiles para medicamentos antitiroideos, cirugía y tratamiento con yoduro radiactivo en pacientes con enfermedad de Graves y bocios nodulares tóxicos.

 

-ACCIÓN ANTI MIGRAÑOSO: Tratamiento farmacológico para la prevención de la migraña episódica en adultos: El divalproex sódico, el valproato sódico, el topiramato, el metoprolol, el propranolol y el timolol son eficaces para la prevención de la migraña y deben ofrecerse a los pacientes con migraña para reducir la frecuencia y gravedad de los ataques de migraña.

El frovatriptán es eficaz para la prevención de la migraña menstrual. La lamotrigina no es eficaz para la prevención de la migraña.

 

-FIBRILACIÓN AURICULAR: el control también puede ser con metoprolol; El objetivo del tratamiento en la fibrilación auricular es reducir los síntomas de los pacientes y prevenir tanto la embolia como el deterioro de cualquier enfermedad cardíaca subyacente.

La terapia consiste en medicamentos anticoagulantes o antiplaquetarios, tratamiento de cualquier enfermedad cardíaca subyacente y control de la frecuencia cardíaca.

La ablación por radiofrecuencia y la estimulación cardíaca combinadas mejoraron los síntomas en algunos pacientes con fibrilación auricular incapacitante que no habían respondido a otros tratamientos. Sin embargo, este enfoque conlleva un riesgo de efectos adversos graves y se desconoce su impacto sobre el riesgo de eventos cardiovasculares y muerte.

En la práctica, se debe intentar restaurar el ritmo sinusal con amiodarona y / o cardioversión eléctrica, en fibrilación auricular sintomática, reciente o paroxística en pacientes menores de 65 años que no presentan signos o síntomas de enfermedad coronaria. En otras situaciones, el control de la frecuencia es la opción de primera línea, utilizando digoxina, betabloqueantes (distintos del sotalol) o bloqueadores de los canales de calcio (diltiazem o verapamilo). Cualquiera que sea la opción, el tratamiento debe combinarse con terapia anticoagulante o antiagregante plaquetaria.

 

CONTINÚA RESULTADOS CLÍNICOS DEL METOPROLOL ANTIHIPERTENSIVO…

VER ARTÍCULO COMPLETO  ➤ METOPROLOL evidencia rapida y clara de su uso. 2021


Autores:

DIRECCIÓN CIENTÍFICA POR:
Nelson Adolfo López-Garzón, MD Departamento de Medicina Interna, Popayán, Colombia. Universidad del Cauca, Facultad de Ciencias de la Salud. Médico Internista, Cardiólogo, Ecocardiografista; Profesor del Departamento de Medicina Interna.
ORCID: https://orcid.org/ 0000-0001-9816-684X
Thomas Dresing, MD Cardiólogo y director de becas en la Sección de Electrofisiología y Estimulación del Departamento de Medicina Cardiovascular Robert y Suzanne Tomsich de la Clínica Cleveland. Experto en electrofisiología cardíaca, terapia de ablación con catéter y terapia con dispositivos cardíacos. Certificado como Diplomado por la Junta Estadounidense de Medicina Interna en enfermedades cardiovasculares y electrofisiología cardíaca clínica. Es miembro del Colegio Americano de Cardiología. American College of Cardiology.

Información adicional:
https://my.clevelandclinic.org/staff/7187-thomas-dresing

RECOPILACIÓN CIENTÍFICA POR:

Vanessa Perdomo Galviz, Médica y Cirujana. Universidad de Manizales, Facultad de Ciencias de la Salud, Grupo de Investigación en Salud (GIS). Popayán, Colombia. ORCID: https://orcid.org/0000-0001-7922-1460

Beatriz Andrea Rengifo Ordoñez, Médica y Cirujana. Universidad del Cauca, Facultad de Ciencias de la Salud, Grupo de Investigación en Salud (GIS). Popayán, Colombia. ORCID: https://orcid.org/0000-0003-4360-5352

Diana Marcela Pino Terán, Médica y Cirujana. Universidad del Cauca, Facultad de Ciencias de la Salud, Grupo de Investigación en Salud (GIS). Popayán, Colombia. ORCID: https://orcid.org/0000-0002-8084-2587

Diego Fernando Alegría Portilla, MD, Universidad del Cauca- Médico y Cirujano. Facultad de Ciencias de la Salud, Departamento de Medicina Interna, Grupo de Investigación en Salud (GIS). Popayán, Colombia ORCID: https://orcid.org/0000-0001-7117-4217

Luisa Fernanda Zúñiga Cerón, Grupo de Investigación en Salud (GIS), Médica y Cirujana. Universidad del Cauca, Facultad de Ciencias de la Salud. Corporación Del Laboratorio al Campo (DLC). Programa de Investigación Humana de la NASA, Grupo de Investigación en Salud (GIS). Popayán, Colombia. ORCID: https://orcid.org/0000-0003-0834-3385

Jhan Sebastián Saavedra-Torres, Universidad del Cauca- Médico y Cirujano. Universidad del Cauca, Facultad de Ciencias de la Salud, Departamento de Medicina Interna. Corporación Del Laboratorio al Campo (DLC). Programa de Investigación Humana de la NASA. Grupo de Investigación en Salud (GIS). Popayán, Colombia. ORCID: https://orcid.org/0000-0002-4197-5424 

Tomas Omar Zamora Bastidas, Profesor Titular, Neurólogo, Departamento de Medicina Interna, Facultad Ciencias de la Salud, Universidad del Cauca. Popayán, Colombia. ORCID: https://orcid.org/0000-0001-6909-6918

Cleveland Clinic – Ohio, informa claramente que los documentos nombrados “ideas clínicas”, son aprobados y aceptados como material educativo e informativo para médicos en el idioma español; consagrando la acción de ser un documento de libre acceso sin ánimo de lucro, solo siendo publicado por dos entidades difusoras: Academia Nacional de Medicina de Colombia y Proyecto Dirigido: Universidad del Cauca (Colombia) “Ideas Clínicas de libre Acceso”. Fuente Obligatoria en documentos: Copyright © 2021 / Libre Acceso. The Cleveland Clinic Foundation (USA) y Academia Nacional de Medicina de Colombia –Reservados todos los derechos. Proyecto Dirigido: Universidad del Cauca (Colombia). La información proporcionada es sólo con fines educativos. Fecha: 02 de septiembre de 2021.

Vistas Totales 749 

+ posts

Órgano consultor del Gobierno Nacional en temas de educación médica y salud del pueblo colombiano.

Pin It on Pinterest